lunes, 26 de octubre de 2015

Bodegas del Palacio de Fefiñanes III Año 2012.




Mi gratitud a los responsables de esta bodega gallega por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediando un envío de varias muestras de sus referencias principales.
Comienzo con uno de sus vinos de peso, este monovarietal de la casta albariño, elaborado con frutos procedentes de viñas asentadas en suelos de composición granítica y franco arenosa, en pleno Valle del Salnés, una legendaria zona vitícola enclavada en la denominación Rías Baixas.
Tras una selección de fruto en el viñedo, se procede con una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura y una maduración en los mismos continentes que se prolonga durante veintisiete meses, sobre lías y aplicación de battonage regulares.
En copa parada exhibe una cromática amarillo pajiza con insinuantes reflejos dorados que dan una primera prueba de su prolongado proceso de crianza sobre lías. La nariz se muestra plena de fruta cítrica, con algunas evocaciones de piña y albaricoque, flores blancas y amarillas, apostando por un guiño balsámico y un final que emprende un suave gesto de mineralidad.
Boca franca desde la entrada, hay una comedida y amable traza de acidez que despliega un punto de frescura bien armado, untuosidad y buen tono de gustosidad, se notan las lías con profusión, armando en el paladar una sustanciosa sensación en donde la fruta y ese punto de cremosidad acarician los sentidos del catador.
Amable y suave, pero intenso en el fondo, tiene una muy buena llegada y una persistencia digna de elogio. Retronasal que habla de ciruelas claudia, limón, piña y albaricoque, retozante la fruta en una cama cremosa, con algunos destellos de flores blancas y amarillas, ligera nota de hinojo y en el epílogo ese tono de salinidad que logra establecer un brillo mineral muy sugestivo.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.
Digo que es un vino que tendrá una fantástica evolución en botella aunque en su presente ya hay notas musicales de apasionada brillantez. Pero seguirá subiendo peldaños hacia la gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario