domingo, 13 de septiembre de 2015

Viñedos del Contino Rosado 2012.






Quiso el enólogo Chus Madrazo en una de mis últimas visitas a Viñedos del Contino que catara este vino especial, uno de esos que sin estar en el mercado se convierte casi en un tesoro para quienes escribimos de la cultura vitivinícola. Privilegiados quienes conseguimos catar vinos fuera del circuito.
La paz que se respira en este apartado château riojano contrasta con la viveza del contenido de esta muestra, uno de esos rosados que expresan uva, vino y fruta, mucha fruta.
Garnacha y graciano, como afirma Chus con divertida agudeza triple punto G, dedicado este a las dos varietales mencionadas y al santo patrón de la bodega, San Gregorio.
Doce meses de crianza en barricas usadas de trescientos litros con uno y dos usos, procedente de la elaboración del vino blanco de Contino.
Y como sigue afirmando Madrazo : el graciano me aporta la acidez y frescura, así como los aromas, mientras que la garnacha afianza su grasa y golosidad, además del bajo PH.
El vino apunta en copa parada una cromática roja Francia, tonos cobrizos, tímidos piel de cebolla, brillante y limpio. Desliza en su proximidad aromática sensaciones que evocan fresa de mata, grosella, cereza y granada, con una guía de cítrica fragancia, esta más suave, resaltando los frutos rojos y armando en segunda instancia y con mayor nivel de sutileza memorias de pétalos florales rojos y un guiño balsámico de menor intensidad.
Boca que arranca con finura y expresión, conjuga, como por otro lado ya adelanta su padre espiritual, el frescor de la graciano con ese punto goloso procedente de la garnacha, con un sabroso equilibrio, viveza y siempre la fruta por delante.
Lo definiría como jugoso y divertido en el avance, armando el paladar de un tono muy refrescante.
En la retronasal insiste en los mismos descriptores marcados en la fase aromática, alzando un escalón más los tonos frutales y disminuyendo el resto, exhibiendo una sugerente finura en su prolongación, con alcance y llegada hasta el final.
Lo califico en esta edición de añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Para completar esta entrada incluyo dos imágenes de Viñedos del Contino, auténtico remanso de paz en donde las rosas que rodean parte del viñedo ofrecen a la retina una de tantas muestras de la cantidad de detalles que esta bodega puede ofrecer a sus visitantes, al menos si estos los van buscando, con indisimulada atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario