jueves, 17 de septiembre de 2015

Chan de Rosas Albariño Cuvée Especial 2014.




Quiero agradecer al enólogo Marcos Lojo y a todo su equipo profesional y humano el envío de esta muestra de su vino albariño en edición de añada 2014, colaborando de este modo con este espacio divulgador de la cultura del vino.
Procedente de una familia de emigrantes gallegos que regresó a su tierra natal después de veinte años trabajando en el sector de la restauración en el continente americano, Marcos siguiendo a buen seguro los consejos y gustos de su padre, amante de la cultura vitivinícola, estudió ingeniería técnica en industrias agrarias y enología.
A partir de su terminar su formación, Lojo se lanza a la apasionante aventura laboral de adquirir la experiencia precisa para un día poder elaborar sus propios vinos. Para ello trabaja durante años en Galicia y Portugal, llegando en el presente hasta este Chan de Rosas, un vino sincero, equilibrado, que bautizado en un perfil marcadamente atlántico, se elabora con frutos procedentes de viñas asentadas en suelos de composición arenosa y de buena dosis ácida, que acredita en una de sus proporciones una fermentación en barricas de madera de roble francés, tal y como me comunica su propio elaborador.
En copa parada defiende una cromática amarillo pálida con reflejos verdosos, buena sensación aromática en la proximidad nasal, desliza recuerdos frutales amplios, con memorias de piña, albaricoque, limón, un guiño ahumado que va desapareciendo a medida que se airea la copa, dejando espacio para memorias de flores blancas y ciertos puntos herbáceos y balsámicos que redondean su fragancia, enarbolando un estandarte de propia personalidad, de esos vinos que seducen a través de su cata olfativa.
Boca en donde la acidez abre la puerta mostrando una buena seña de frescura, con cierta untuosidad sin duda fruto de los aportes de la madera, hay notas lácticas muy finas cuando el vino alcanza el paladar, soltura en su avance, con una buena prolongación y una notable persistencia.
Avenencia con los sentidos del catador, afinado, deja en la fase retronasal idénticos descriptores a los percibidos en su paso por la vía olfativa, fruta cítrica, tropical, blanca con hueso, ligero apunte herbáceo muy bien perfilado y un suave visaje balsámico, en donde creo descubrir matices de eucalipto, tras de los cuales se sustenta una sugerente salinidad que prolonga las sensaciones del vino.
Lo califico en esta añada 2014 cuvée especial entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario