martes, 8 de septiembre de 2015

Bodegas Castillo de Mendoza Vitarán Cepas Viejas Blanco 2014.


Monovarietal de la casta viura, con proceso de fermentación en barrica, elaborado con frutos procedentes de viñas viejas, un vino que surge del trabajo de la familia Mendoza Cadarso, con amplia tradición en labores de vitivinicultura en la zona de la Sonsierra riojana.
Puedo decir sin lugar a dudas que es un claro ejemplo del buen trato que está admitiendo la varietal riojana blanca por excelencia, la casta viura, trazada con elegancia y frescura, buena complejidad en nariz, señas de identidad propias de una vino blanco que acredita fermentación en barrica.
De la sencillez y el plano de vino blanco riojano hace su principal carta de presentación, pincelando en copa parada una cromática amarillo pálido con algunos reflejos acerados y tenues verdosos.
Vía aromática que demuestra sensaciones de frutos cítricos, alguna seña de melocotón de viña, flores blancas y amarillas, recuerdos de arbustos y algún tono balsámico, punta de hinojo, finalizando con una amplia nota de fruta que redondea su capacidad expresiva.
Boca jugosa, con la traza de acidez bien desplegada, hay un punto de cremosidad, untuoso de media intensidad en el avance, prolongado y con buen alcance.
La retronasal arma evocaciones de limón, manzana verde y melocotón, con flores y arbusto de jardín, amplificando las memorias balsámicas y añadiendo en el final un guiño salino, no muy contundente pero sí con la intensidad necesaria para potenciar su epílogo.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario