domingo, 23 de agosto de 2015

Rhous Tamiolakis Winery White 2014.




Segunda de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de este dominio vitivinícola griego, al objeto de mi cata y análisis personal.
Elaborado con una conjunción varietal con base mayoritaria de Muscat de Spina y menor proporción de vidiano, aproximada al veinte por ciento, estamos delante de un vino blanco seco acogido a la indicación geográfica Creta.
Debo manifestar que me está sorprendiendo esta bodega de un modo positivo, ya que en mi desconocimiento ignoraba la calidad que están demostrando estos vinos procedentes de la archifamosa isla helena, la más grande de aquel país, que en la antiguedad fue conocida bajo el apelativo de Candía, haciendo de ese modo mención al blanco de su entorno y que fue núcleo central de la civilización minoica.
La varietal muscat de Spina es uno de esos tesoros de la viticultura que representa uno de los clones de la muscat y que en Creta se cultiva en viñedos de zonas montañosas, dando forma a vinos plenos en cuanto a capacidad aromática.
En cuanto a la uva vidiano, varietal indígena de la misma isla, aporta al vino una fresca traza de acidez al tiempo que buenas dosis de cromática.
Estamos por tanto delante de un vino blanco muy ligado a la tradición vitivinícola griega y por añadidura a una zona de su geografía que aporta en la actualidad algo más del veinte por ciento de la producción total del país heleno.
En su proceso de vinificado hay maceración en contacto con las pieles y una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, bajo control de temperatura.
En copa parada asoman tonalidades amarillo doradas, buen brillo, con un despliegue aromático intenso que llegando a nariz deja recuerdos de fruta cítrica, balsámicos y matices silvestres, que se complementan con un guiño evocador de eucalipto y pétalos florales blancos y amarillos.
Buena redondez en la expresión de la fragancia.
Boca untuosa y fresca, con buen equilibrio en el avance del vino, voluminoso y amable, se percibe un punto que ensalza la fruta sobre todo cuando alcanza el paladar, tiene nervio pero al mismo tiempo su perfil graso le convierte en una agradable mecedora.
Alcance, llegada, con una retronasal que habla de limón y pomelo, rosas blancas, resinas y eucalipto, con un punto final que se apoya en una sugerente salinidad, que prolonga sus sensaciones, aunque sin resultar especialmente marcada.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario