lunes, 24 de agosto de 2015

Puerta del Viento Organic Wines Cosecha 2014.



Siempre es un placer poder acceder a vinos como el que ocupa el protagonismo en la presente entrada del blog. Gracias a la generosa aportación de mi buen amigo José María, nos llegó hasta Haro este vino tinto sin sulfitos procedente del buen hacer del ingeniero agrónomo Jorge Vega García, heredero de una tradición en el cuidado del campo y en la elaboración de vinos sinceros, arraigados en una tradición familiar que en su caso data de los tiempos de una bisabuela, que tiempo atrás ya dedicaba sus sudores a esta misma bendita actividad.
El despegue de Jorge llega con algunas meritorias puntuaciones procedentes del clan Parker, y delante de la mesa, y en el interior de la copa se me presentó esta añada 2014 que ahora paso a comentar.
Con cuatro parcelas de viñedo, tres en Pieros, y la restante en San Lorenzo, Vega tomó el nombre de su creación en la salida al oeste del Castro de la Ventosa, castro bergidum, yacimiento arqueológico localizado en el alma misma de La Hoya berciana, emplazamiento que el religioso agustino e historiador burgalés Enrique Flórez ya mencionaba en su España Sagrada, allá por el siglo XVIII.
La mencía berciana sin disimulos, amplificada con algunas expresiones de mineralidad, franca y cercana, amable en las formas, profunda en el fondo.
Entre ochenta y cien años de viñas viejas con viticultura ecológica, vendimia manual con fermentación parcial de la uva pisada en barricas de madera de roble, empleo de levaduras autóctonas con la ya mencionada seña de la no utilización de sulfitos y aditivos.
Clarificado natural, sin proceso de filtrado.
Color que en copa parada envía pinceladas apicotadas con reflejos violáceos, nariz que promulga recuerdos francos de fruta roja y negra maduras, punta silvestre y balsámica en segunda instancia, completada con algunas flores violetas, y dejando en el retorno final de fragancia memorias de cierta mineralidad.
Boca con buen arranque, el frescor de la fruta se mantiene con viveza en el avance, plenitud siempre con la fruta en primera linea, traza amable y no demasiado pronunciada de la acidez, golosos taninos bien integrados, aportando una seña de buena persistencia.
Amable y fluído, es la retronasal la que acompasa mejor los tonos frutales y minerales, engarzando aquellos con estos, redondeando su expresión y ensalzando más que en la fase olfativa algunos descriptores de fruta negra, envía memorias de cerezas y moras, ciruelas rojas, guiño balsámico y floral, abriendo en el epílogo una puerta a evocaciones terrosas y de suave amargor, sello de longitud en la expresión del vino que provoca buen alcance y mucha viveza de la fruta.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.
Fácil de beber, pero con sello de personalidad propia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario