martes, 18 de agosto de 2015

Hacienda Villarta Besanas Crianza 2011.



Segunda de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega al objeto de mi cata y análisis personal.
Hace pocos días incluía en una entrada de mi blog la crónica de cata del Besanas Blanco en su edición de añada 2014, y hoy le toca el turno a este vino tinto crianza correspondiente a la cosecha 2011. Elaborado con una conjunción varietal de uvas de las castas tempranillo, cabernet sauvignon y syrah, frutos procedentes de parcelas con viñedos de bajo rendimiento, en las que se realiza una selección de cara a obtener las uvas de mejor calidad.
Vendimia realizada en horas de madrugada, con primaria maceración prefermentativa iniciada en la recepción de las uvas en bodega que se extiende durante un periodo de dos días, siguiendo con la fermentación alcohólica bajo control de temperatura.
Maduración acreditada de dieciocho meses en barricas de madera de roble francés y americano.
En copa parada esgrime una cromática apicotada con reflejos púrpura, afirmando en la cercanía aromática recuerdos de fruta roja en sazón, destellos acompotados suaves, finura especiada, algunos tostados en segunda instancia, finalizando con un giro láctico y balsámico, hay una cercanía a descriptores de bombón inglés.
Arranca en boca con un buen balance entre acidez, golosura y cierto amargor, un triple efecto que redondea la expresión del vino en su progreso hasta alcanzar la paladar, recibiendo este un sello de frescura, con los taninos golosos y finos. Buena persistencia, la retronasal repite los mismos descriptores frutales de la vía olfativa, ciruelas rojas y cerezas, con seña de clavo y vainilla, apreciables tostados procedentes de la madera y una fina traza cremosa que deriva en un epílogo que exhibe recuerdos balsámicos y una medida sapidez.
Lo califico en esta añada 2011 como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario