sábado, 15 de agosto de 2015

Bodegas Mitarte Viura 2014.



Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega familiar localizada en el término municipal de Labastida, por su desinteresada entrega en mano de esta muestra de su vino blanco monovarietal de la casta viura, al objeto de mi cata y análisis personal.
Con un magnífico despliegue aromático, equilibrado y en donde la fruta muestra una franqueza varietal digna de elogio desde el mismo instante del descorche,  es siempre un placer dar con vinos blancos de viura que ensalzan esta varietal, que demuestran tras la cromática amarillo pálida en copa parada, con algunos reflejos acerados, que viticultura y enología se han dado la mano para ir de paseo por las sendas de nuestros sentidos.
Tan acostumbrado a oir que la viura es uva de limitada expresión, de pronto y cuando uno se coloca delante de la copa, presto a cazar la expresividad de este Mitarte blanco en edición de añada 2014, capta sensaciones varietales de flores y fruta blanca, cítricos, algunos balsámicos suaves.
Amplitud de fragancia, y sobre todo mantenida, ya que en una segunda y tercera copa, con posteriores aproximaciones, el intenso perfume sigue dejando huella.
Arranque en boca que aparece con las señales de la fruta madre dando una soberbia acreditación, buena traza de acidez, frescura bien delineada, envolvente y dotado de ciertas dosis de untuosidad en el avance, con la retronasal hablando de manzana en varias variedades, limón, pétalos de flores blancas y amarillas, con un guiño final que exhibe evocaciones de resinas, con un punto final galante en cuanto a longitud en el que llego a percibir una sutil y luminosa salinidad.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario