jueves, 20 de agosto de 2015

Bodegas Lazo Lacerta Monastrell-Bobal 2012.




Agradezco a los responsables de Bodegas Lazo su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de algunas muestras de sus principales referencias.
Conjunción varietal de uvas monastrell y bobal, con frutos procedentes de la parcela denominada El Campillo, viñas de más de treinta años que acreditan un cultivo ecológico y que se encuentran localizadas a una altitud de setecientos cincuenta metros sobre el nivel del mar.
Asentadas en suelos de composición franco arenosa que además tienen un alto contenido de caliza activa, el vino acredita un tiempo de maduración de once meses en barricas de madera de roble francés y americano de tercer año.
Homenaje gráfico al lagarto ocelado en una estética presentación presidida por una peculiar etiqueta que hace del lacerta lepida su principal protagonista.
Tras el descorche y con el primer servicio en copa, muestra una cromática apicotada de buena intensidad con algunos reflejos púrpura, apuntando en su primera aproximación algunos detalles de oclusión que con el paso de los minutos van dejando paso a la fruta, esta esbelta y roja madura, con segunda instancia presidida por un perfil especiado ligero y una buena sensación de fragancia silvestre y mineral, ambas compartiendo escena y redondeando el perfume, que tiene llegada y que incluso muestra algunas notas balsámicas, ya con la posterioridad de una segunda copa.
La ruta de la fruta se abre por completo, dejando recuerdos de cerezas y ciruelas rojas.
Boca que arranca con suavidad pero con la fruta rondando, siempre altiva, buscando mediante una sugerente frescura reivindicar la equilibrada acidez del vino, abrazando el paladar con soltura, taninos gustosos y finos, destaca una buena persistencia.
Retronasal que repite las evocadoras notas de la fruta roja en sazón, dejando en la continuidad memorias de clavo, tabaco, balsámicos y acabando en una sabrosa punta de mineralidad, amable, que me ha recordado a terrosidad y al aroma de la tiza escolar.
Vino de buena complejidad, expresivo, que califico en esta añada 2012 como muy recomendable.
Recomiendo un poco de paciencia tras el descorche, termina triunfando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario