martes, 18 de agosto de 2015

Bodegas Altún Albiker 2014.




http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2013/11/bodegas-altun-albiker-2012.html

Comienzo la entrada con un enlace a mi crónica de cata de esta misma referencia, la maceración carbónica de Bodegas Altún, en su edición de añada 2012. Fue un vino que me encantó, pleno de esa condición de frescura y fruta jugosa que acredita a las buenas maceraciones carbónicas de la denominación Rioja. Y no es que pretenda comparar, en ese ejercicio a veces torticero en el que solemos caer sin paracaídas y red los que nos dedicamos a este universo de la cata y literatura del vino. Cada añada, cada vendimia, cada esfuerzo de campo y bodega es un mundo diferenciado, ya saben mis lectores que en función de tantos agentes externos como condicionan de uno y otro modo la personalidad de la misma etiqueta en cosechas diversas.
La maceración carbónica de Altún, este Albiker, en su edición de vendimia 2014, con esos frutos de tempranillo y ese pequeño pero muy influyente aporte de viura, con el encubado de uva entera y sobre todo con la personalidad de una familia que muestra con justo orgullo sus credenciales como hacedores de vino, escenifica pura tradición de Rioja por los cuatro costados, con la personalidad de sus fincas en Elciego, Laguardia, San Vicente y Baños de Ebro.
Tras una vendimia seleccionada, se procede con esa bendición en la que la uva fermenta con el mosto de su interior, recia y sabrosa, aportando en copa parada una cromática apicotada con reflejos violáceos, desplegando en su aproximación olfativa recuerdos de franca fruta y sugerente flora, finalizando con un redondeo que calificaría de balsámico.
Arranque en boca que expresa sensaciones de golosura y frescura, con la traza de acidez bien delineada, longitudinal, fluidez en el avance, mostrando con claridad y amabilidad la personalidad de la tempranillo.
El paladar recibe satisfecho el rocío del vino, aportando en la retronasal evocaciones de fresa de mata y cerezas, carga de drupas rojas, exhibiendo en una segunda parte de escena memorias ligeras y sutiles de pétalos de rosas y algún guiño violetero, y finalizando con un delicado punto de regaliz, nada protagonista.
A mi juicio ligeramente inferior en grado personal de satisfacción a su hermano de la añada 2012, lo catalogo como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario