miércoles, 22 de julio de 2015

Mengoba Bodegas y Viñedos Brezo de Gregory Pérez 2014.




Vino catado y en mi caso también degustado ampliamente durante una cata a ciegas celebrada en reunión de buenos amigos, todos interesados hasta la saciedad por este mundo de la cultura vitivinícola.
Elaborado con frutos de mencía vendimiados en parcelas localizadas a quinientos cincuenta metros de altitud sobre el nivel del mar en los términos municipales de Villafranca del Bierzo y Horta, cepas que acreditan una antiguedad media de cincuenta años.
Con el pulso firme del enólogo Gregory Pérez, iniciado en el bordelés Cos d´Estournel y alumno de campo del legendario Guy Mallet, en Mengoba se cuidan las formas, con valor en suelos de composición pizarrosa, calcárea y pedregosa, arado tradicional y mínima utilización de tratamientos ajenos a los procesos puramente naturales.
Ya en bodega, tras despalillado y estrujado, se llevan a buen término las fermentaciones alcohólica y maloláctica en depósitos de acero inoxidable, bajo control de temperatura.
En copa parada muestra un color apicotado de buena intensidad con algunos reflejos púrpura, asomando en su proximidad aromática sensaciones plenas de fruta roja en sazón, deslizando un punto cítrico muy suave y una buena complejidad balsámica, con alguna traza floral de menor intensidad.
Abundancia de fruta en su arranque, con un largo punto goloso y dulzón, aporta sensaciones de naturalidad y longitud, con la traza de acidez en clave de media alta intensidad y un exquisito golpe de fruta que cala el paladar. Fresco y persistente, deja en la vía retronasal memorias de cerezas y fresas de mata, grosellas, pétalos de flores rojas y un giro final que anuncia evocaciones de regaliz.
Un vino sabroso que personalmente y a ciegas he confundido con una garnacha, mea culpa ó tal vez no tanto;  y que califico como muy recomendable en esta añada 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario