lunes, 27 de julio de 2015

Bodegas y Viñedos Ramírez de Inoriza Bullón Expresión Crianza 2008.





Gracias a la generosa aportación de mi buen amigo Jaime Arrieta pude catar y degustar este vino crianza sonserrano en edición de añada 2008, que decidí terminar, armonizándolo con un suculento guiso de arroz, con patatas y pollo, salsa trabada, melosidad y sustancia dándose la mano.
Siguiendo la tradición de los legendarios eleboradores riojanos, el Bullón Expresión se elabora mediante la inclusión de fruta de la casta tempranillo, acompañada por una proporción menor de la casta blanca viura. Vendimiadas en fincas propiedad de la bodega, parcelas situadas en la localidad de San Vicente de la Sonsierra, se realiza una primera selección del fruto, siguiendo con un proceso de macerado en depósitos de acero inoxidable, con doce meses de maduración en barricas de madera de roble francés y americano, añadiendo un tiempo adicional de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada muestra un color apicotado de buena intensidad con algunos reflejos púrpura y grana, deslizando en nariz recuerdos de fruta roja y negra en sazón, con algunos apuntes que en segunda instancia nos hablan de especiados dulces y bien integrados, balsámicos y lácticos, estos en menor intensidad, finalizando con algunos brotes sugerentes de cacao, en clave incipiente.
Boca jugosa y carnosa desde la entrada, traza de acidez bien delineada, aportando sensación de frescura, con los taninos golosos y pulidos, y una buena nota en cuanto a persistencia.
Buen equilibrio de fruta y madera, de esos vinos que incluso a ciegas enarbola la enseña de la denominación, amplio, con la fruta imperante, y con ese aporte influyente de la madera, que aunque en segundo plano, complementa la personalidad efectiva del vino.
La retronasal envía evocaciones de cerezas y ciruelas rojas, vainilla y un guiño de cremosidad procedente de la madera, regaliz y un punto final, en el que junto a la sapidez, aparece un retorno de cacao.
Lo califico en esta añada 2008 como muy recomendable.
Con el guiso de arroz, patatas y pollo, bendita cazuela campera, un vino amable y de buena estructura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario