martes, 2 de junio de 2015

Weingut Heymann-Löwenstein Stolzenberg 2012.




Me resulta imposible limitar mi cata con uno de estos vinos de la bodega alemana Heymann-Löwenstein, y digo que me resulta inviable porque siempre termino, tras los primeros avances en color, nariz y boca, degustando el interior de la copa con un ansia irrefrenable.
Los frutos de riesling de los viñedos que este dominio vitivinícola atesora en el Mosel alemán son amplios, elegantes, concentrados, llenos de complejidad y expresión, equilibrados y muy virtuosos.
Es el caso de este Stolzenberg en edición de añada 2012 que tuve la suerte de catar durante mi reciente asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos.
La religión vitícola de la Terrassenmossel se hace en esta bodega también filosofía, con unos vinos blancos esculturales, en donde la fruta encandila desde el interior mismo de la copa, mostrando su lado más franco, su encantador derroche de viveza y complejidad aromática.
Su armadura de crianza deja notarse durante el proceso de cata, con un color que en copa parada muestra una cromática amarillo dorada, soberbia estética brillante, con la nariz desplegando sensaciones de fruta blanca en sazón, algunos cítricos, especiados muy ligeros, flores blancas y amarillas, fino brote de mineralidad cerrando el perfume.
Largo y complejo hasta la exquisitez, con renovados guiños en una segunda aproximación olfativa, tras agitar la copa.
Surgen tonos de pomelo, muy suaves de piel de naranja y mandarina, de una fragante melosidad no demasiado marcada, con melocotón y piña, aportando recuerdos florales y de nuevo el cierre con los tonos minerales muy efectistas.
La boca es un dechado de equilibrio y gallardía, plenitud en la seña de acidez en el avance, frescura por doquier, untuosidad y finura, con envolvencia y prolongación.
Retronasal que afirma los recuerdos expresados en la fase aromática, añadiendo los mismos detalles de complejidad y finalizando con un catálogo generoso de descriptores minerales que redondean su alcance y personalidad.
Lo califico en esta añada 2012 como más que muy recomendable.
Necesario si se quiere dar un paso adelante en el entendimiento personal de la varietal riesling.

No hay comentarios:

Publicar un comentario