domingo, 7 de junio de 2015

Raúl Pérez Bodegas y Viñedos Vino de Familia 2012.




Vino catado durante mi asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos, en la última edición de este evento, organizado por Paco Berciano y su equipo humano y profesional.
Monovarietal de garnacha, elaborado con frutos vendimiados en cepas viejas asentadas sobre suelos de composición granítica localizados a una altitud de ochocientos metros, con exposición cardinal norte.
Proceso de vinificado con raspón, en tino de roble francés y acreditando una maduración de catorce meses en barricas de madera usada de roble galo, más cinco meses adicionales de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada muestra un color apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, manteniendo en su proximidad aromática un perfume que recuerda a frutos rojos en sazón, algunos detalles que recrean sensaciones de flores y arbusto de monte bajo, finalizando en un golpe mineral bastante marcado.
La boca arranca con un perfil jugoso, traza de acidez media, con taninos golosos y dulzones, franca muestra de persistencia, el vino se estira, longitudinal y con una nota de la fruta roja que acapara el protagonismo.
La retronasal apuntala evocaciones de cerezas, fresas de mata y frambuesas, pétalos de rosas rojas, amplificando recuerdos de arbustos y matorral, y finalizando con media traza de sapidez y un fondo que me ha expresado notas amplias de terrosidad.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario