jueves, 4 de junio de 2015

Pernod Ricard Bodegas Azpilicueta Origen Crianza 2011.




Me llegó por cierta vía esta muestra del vino Origen de Azpilicueta, crianza de Rioja en edición de añada 2011, con la prudente y buena profesional de la enología Elena Adell como carta de presentación de una referencia que a medida que fui catando, me fue defraudando.
Hay ocasiones en las que dudo si proceder con la publicación de algunas de las muestras que me llegan, más que por miedo a ser considerado un criticón, por simple respeto a quien ocupa horas de su trabajo en la elaboración de un vino.
Pero lo cierto es que el mundo de la cata y la redacción de impresiones sobre esta tiene estos instantes que son necesarios y que sin duda deben prevalecer sobre el silencio, simple cuestión de justicia como mis lectores habituales.
Si el Origen de Azpilicueta se presenta como un recordatorio del inicio de la bodega, como homenaje al fundador Don Félix Azpilicueta Martínez, debo decir que a título estrictamente personal, y en lo que corresponde a esta añada 2011, me ha decepcionado.
Doce meses en barricas de madera de roble francés, con la casta tempranillo buscando representar su rol de frescura, aportando en copa parada una cromática apicotada con reflejos púrpura y grana, deslizando en su proximidad aromática recuerdos de fruta roja y negra en sazón, especiados en segunda instancia, con algún brote de perfume floral, lácticos ligeros y un fondo balsámico que deja evocaciones de regaliz, aunque también en trémula condición.
El perfume no se muestra especialmente prolongado.
La boca es intensa en el arranque, siempre marcando la presencia de fruta, aunque hay una interrumpida sensación de frescura, con algunos tonos secantes. Taninos en clave fina y pulida, con una persistencia no demasiado larga, al final el vino parece concluir su expresión de modo precipitado.
Retronasal que habla, de nuevo, de fruta roja y negra maduras, aunque sin excesiva personalidad, me resulta un testimonio algo plano, sin la declaración de intenciones deseada.
Repite especiados dulces, algún tono de pimienta, pero no aprecio en esta fase mayor ventura.
En fin, un vino que en esta edición de añada 2011 y a título personal, me ha resultado decepcionante.
Lo siento de verás, Elena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario