miércoles, 3 de junio de 2015

Can Ràfols dels Caus El Rocallís 2011.




La primera vez que caté este vino fue cuando una muestra de la añada 2006 cayó en mis manos, y de ello rendí cuentas en una pretérita entrada de este blog que mis lectores podrán encontrar recurriendo a las etiquetas ó al buscador general.
Aquella oportunidad supuso descubrir la varietal Incroccio Manzoni, aunque como atestiguo por el sentido general de mi crónica no me entusiasmara en demasía.
Me dio la sensación de no entender el vino, ó como suele decir mi amiga Mara Funes en algunas ocasiones, aquel vino y yo hablábamos idiomas diferentes y puede que hasta divergentes.
Frutos procedentes de viñas plantadas en el año 1988, asentadas en suelos de composición pedregosa, arcillosa y calcárea y expuestas a una orientación cardinal sur.
Tras una vendimia manual, se procede en bodega con un proceso de fermentado del mosto que tiene lugar en barricas de madera de roble francés, durante un periodo de cuarenta y cinco días.
Posterior maduración en idéntico tipo de continente, durante cuatro meses.
En copa parada muestra una cromática amarillo pajiza con algunos reflejos verdosos e insinuaciones doradas, marcando en nariz sensaciones de piña, mango, lima y melocotón de viña. En segunda instancia apunta en dirección floral, con un guiño ligero de arbustos y un final en el que aparecen evocaciones aromáticas de frutos secos y retazos de melosidad.
Tiene un giro balsámico que redondea el conjunto.
Boca dotada de gran finura, con una estupenda nota de acidez que se despliega aportando frescura en el avance, untuoso en clave media alta, con buen punto de envolvencia y prolongación.
Retronasal que amanece con memorias de fruta cítrica y tropical, blanca de hueso y pétalos de flores blancas y amarillas, reflejando las mismas notas balsámicas que en nariz y dejando en el epílogo una sugerente y animosa condición de salinidad y sapidez.
Lo califico en esta añada 2011 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario