miércoles, 10 de junio de 2015

Bodegas y Viñedos Artadi Viñas de Gain 2012.




Vino catado y degustado durante una reciente visita al establecimiento La Tavina, localizado en la logroñesa calle Laurel.
Monovarietal de la casta tempranillo, elaborado con frutos vendimiados en diferentes parcelas situadas en los términos municipales de Laguardia, Elvillar y Leza, a una altitud de entre cuatrocientos cincuenta y setecientos metros sobre el nivel del mar, fincas apodadas San Martín, San Julián, Paulejas, Castejones, Santa Águeda, Las Ventas, Majadales ó Ribaltayo Viejo, entre otras.
Cepas cuyo perfil común consiste en una edad media que oscila entre los veinte y los treinta años y que se asientan en suelos de composición arcillo calcárea.
Prácticas de viticultura ecológica, que preceden a un proceso de vinificado, que tiene lugar en depósitos abiertos de madera con macerado del fruto en frío durante un periodo de entre uno y dos jornadas, siguiendo con una fermentación alcohólica que se prolonga por un tiempo de diez a doce días, con pisados diarios y un corto remontado.
Maloláctica en barrica, y maduración en barricas de madera de roble francés durante un año.
En copa parada demuestra un color apicotado oscuro y de buena intensidad, con reflejos violáceos, deslizando en su cercanía aromática recuerdos de fruta negra en sazón, con buen aporte de la influencia procedente de la madera en segunda instancia, dejando memorias olfativas de tabaco, finos tostados, ebanistería y granos de café.
Mantiene un buen nivel de equilibrio en la fragancia, siempre predominante la seña de la fruta.
Un guiño balsámico aparece en un segundo acercamiento, aunque resulta menor que el resto de los descriptores.
La boca es suave, el arranque procura una buena a la par que distinguida sensación de acidez que amplifica el concepto de frescura emparentado con la fruta madre, con los taninos golosos y pulidos, magnífica punta de persistencia, se muestra prolongado y con buena envolvencia.
Retronasal animosa que esboza memorias de arándanos y moras, despliegue láctico y espcciado dulce, más marcado e intenso que en nariz, con huella de ebanistería, tostados cafeteros, tabaco y en el final un sugerente apéndice de sapidez que redondea el conjunto, haciendo de este Viñas de Gain en su edición de añada 2012 un vino que califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Mucha personalidad propia, muy altivo y orgulloso en cuanto a su demostración de fruta.
La madera aporta consistencia pero no nubla el carácter de la tempranillo.

2 comentarios:

  1. Me parece un vino con una gran RCP.
    Hace un tiempo, en una cata de Bodegas Artadi comentábamos las posibilidades de guarda de este vino, y he de decir que la semana pasada cenamos con un Viñas de Gain 2006 que estaba soberbio.
    Saludos.

    ResponderEliminar