viernes, 5 de junio de 2015

Bodegas Lustau Manzanilla Papirusa Solera Reserva.




Repitiendo mi agradecimiento sincero a los responsables de esta bodega del Marco de Jerez por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, comienzo esta entrada de hoy en el blog, acercando a mis lectores las impresiones de cata surgidas tras el servicio en copa de esta Manzanilla Solera Reserva apodada Papirusa.
Palomino fino bajo la mediación vinificante del tradicional y legendario sistema de criaderas y soleras, con una condición salina y seca dignas de admiración desde el concepto más puro del equilibrio, virtuosas sensaciones cromáticas que se despliegan en copa parada con asomo de matices amarillos pajizos, ensalzando la palidez y apostando en nariz por recuerdos aromáticos de frutos secos, olivas, salinidad marina y un fino golpe especiado que se integra en el conjunto con fragante elegancia.
Boca que abre con delicadeza, amarrando un nudo formado por acidez, amargor y golosura y haciendo un sincero homenaje a la varietal y también a esas soleras legendarias de la denominación, puntos firmes de salitre y aires marinos.
Buena untuosidad, con el concepto secante no inscrito como defecto, sino como apreciable virtud.
Magnánimo en el avance, sutil en el alcance, buenas estructura y equilibrio.
Una de esas manzanillas que se recrean en nariz y esculpen el paladar.
La retronasal acredita evocaciones de almendra y oliva verde, guiño especiado, algún punto débil de resinas y en el final la prolongada y ya referida en nariz, seña de salinidad, de ese mar tan cercano al Marco de Jerez que sirve de paisaje y referente a estas bodegas, tesoro de nuestra cultura.
Califico esta manzanilla Papirusa entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Por favor, consumirla a buena temperatura y sin deleznables mezclas corrosivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario