lunes, 1 de junio de 2015

Bodegas Bocopa Señorío de Benidorm Roble 2014.



Mi gratitud a los responsables de esta bodega alicantina por su desinteresado envío de esta muestra de una de sus referencias, el vino tinto Señorío de Benidorm, que en su edición de añada 2014 se fundamenta en una conjunción varietal de las castas monastrell y syrah, con una maduración acreditada de cien días en barricas de madera nueva de roble francés, americano y húngaro, todas ellas con perfil de tostado medio.
Con un planteamiento comercial, dibujando en la botella una representación de esta localidad costera y turística española, no hay que obviar el deseo de los responsables de Bodegas Bocopa de colaborar mediante los fondos logrados con las ventas de Señorío de Benidorm a la fundación Doble Amor, asociación benéfica de este municipio alicantino, que busca la promoción de las personas con discapacidad intelectual.
En copa parada exhibe una cromática apicotada con reflejos violáceos, esbozando en su cercanía aromática recuerdos de fruta negra y roja maduras, con una segunda instancia presidida por evocaciones de especiados dulces y algunos guiños florales y silvestres, aunque estos se expresen en menor medida que el resto de descriptores.
Boca jugosa y fresca desde el primer instante, con una avance de media proyección, tiene buena presencia de la fruta y en su alcance del paladar deja algunos signos de leve astringencia, que va moderándose a medida que nos aventuramos con una segunda copa.
Es amable en el paso, tiene señas de persistencia y llega al final con notas de fruta y frescura.
Hay equilibrio, y tal vez pueda pedirse un punto más alto de personalidad, pero en todo caso es un vino tinto correcto.
Retronasal que vuelve a jugar con recuerdos de ciruelas oscuras y cerezas, algunas vainillas, pétalos de flores rojas y violetas y al final, algunos retornos de matorral de monte bajo.
Lo califico en esta añada 2014 como recomendable.
La fruta predomina por encima de las influencias procedentes de la madera, y tal vez haya notado algunos signos secantes en la fase en la que el paladar juega su baza principal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario