sábado, 30 de mayo de 2015

Mas Llunes Cercium 2013.




Segunda de las referencias enviadas de modo desinteresado por Toni Roig, propietario de la bodega ampurdanesa Mas Llunes, al objeto de mi cata y análisis, circunstancia que aprovecho para agradecer, como siempre hago en estos supuestos.
El vino tinto Cercium en su edición de añada 2013 está elaborado con frutos de garnacha, samso, syrah y cabernet sauvignon, frutos procedentes de los viñedos de esta bodega en Garriguella, influenciados por el viento del Norte.
La Tramontana, protagonista en el ciclo vegetativo de la fruta que da luz a este vino, fue denominada  Cercium por los antiguos romanos, y ello dió la idea a los responsables de este dominio vitivinícola para bautizar a este plurivarietal.
Fermentado alcohólico individual en función de cada tipo de uva, con maloláctica posterior en depósitos de acero inoxidable y maduración de tres meses en barricas de madera de roble francés Allier.
En copa parada esgrime una cromática apicotada con reflejos púrpura y grana, aportando en nariz recuerdos de fruta roja y negra maduras, algunos guiños especiados suaves, con un final del perfume que expresa ligeras sensaciones de matorral de monte bajo.
La boca apunta en el arranque una buena sensación de frescura, con la traza de acidez en clave de media intensidad, taninos finos y golosos, alzando una huella de apreciable persistencia.
Retronasal que insiste en los descriptores de la fase olfativa, amparando memorias de cerezas y ciruelas rojas, clavo y algún sentido de frutos secos, no determinado en nariz; finalizando en evocaciones de arbusto y matorral.
Mantiene su presencia de principio a fin. Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario