lunes, 18 de mayo de 2015

La radio como instrumento de divulgación.



Las prisas siempre son malas consejeras. Ayer y justo cuando llegaba a Bilbao al objeto de ser entrevistado en el programa radiofónico Más que Palabras de Radio Euskadi, conducido en las matinales de sábado y domingo por la periodista Almudena Cacho, y tras encontrar una plaza de aparcamiento bajo la presión de la puntualidad necesaria, sufrí uno de esos bobos percances que llegan siempre sin avisar y en momento menos oportuno.
Como consecuencia del golpe en la frente producido al salir del coche, contra la puerta del mismo, alcancé la entrada de la bilbaina sede de EITB con la frente ensangrentada provocando en los presentes una lógica sensación de intranquilidad, si bien la amable asistencia de mis anfitriones logró que las heridas de guerra terminaran en una simple anécdota. La amabilidad y por supuesto la clave distendida de la entrevista que Almudena Cacho me realizó, amena y divertida, con temas tan de moda como la gestión del acercamiento del vino a la juventud, las bodegas de la denominación de origen Rioja ó mis propios inicios en este fascinante universo de la cata y la redacción.
Una experiencia más que quiero agradecer a todo el equipo profesional, técnico y humano de Radio Euskadi, incluyendo a Javier Domínguez, mostrando mi gratitud a quienes desde la emisora vasca acostumbran con horas de trabajo y esfuerzo, a informarnos y entretenernos, siempre con esa apreciable profesionalidad de la que sin duda, hacen gala.
Soy consciente que en estos tiempos las cosas no van bien para muchos de ellos, inmersos en procesos de despido y desde estas humildes lineas, deseo solidarizarme con sus causas personales y mostrarles, aunque no sirva de mucho, todo mi apoyo. Sepan que les considero parte destacada de nuestra sociedad, pues sin su trabajo, su pasión por la información, las sociedades libres y justas quedarían huérfanas.
Más allá de intereses financieros y políticos, se hace necesario que estos profesionales, ahora cuestionados por una pérdida de sus puestos de trabajo, sean readmitidos y valorados en su justa medida.
La prensa es la artillería de la libertad, lo afirmó sin titubear el político germano Hans Dietrich Genscher y en esa libertad y en esa prensa, redactores, locutores y técnicos entre bambalinas, ocupan un protagonismo fundamental, que debe ser siempre valorado, respetado y protegido.
Insisto en mi gratitud a todo el equipo de Radio Euskadi y a mi anfitriona principal, Almudena Cacho, por su afable trato, su cercanía y su preocupación por los efectos de mi percance previo.
Las cicatrices de las heridas del vino son siempre gratificantes.
La radio, con cicatrices y heridas, ó sin ellas, siempre será mi niña bonita, si hablamos de instrumento de información y divulgación. No lo duden.
http://www.eitb.eus/es/radio/radio-euskadi/programas/mas-que-palabras/audios/detalle/3216500/mas-palabras-170515/?utm_campaign=General&utm_medium=twitter&utm_source=twitterfeed

No hay comentarios:

Publicar un comentario