viernes, 1 de mayo de 2015

Domaine Binner Kaefferkopf Alsace Grand Cru 2010 - Segunda cata.



http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2013/10/domaine-binner-kaefferkopf-alsace-grand.html

En la progresión temporal de este blog y de mis aprendizajes en torno al mundo del vino, suele haber un espacio para comprobar como algunas referencias evolucionan con el paso de los años.
En concreto y en lo que respecta al caso que me ocupa en el día de hoy, se trata de este Kaefferkopf Grand Cru en su edición de añada 2010, que Audrey y Christian Binner defienden en el mercado con el orgullo de representar a la más antigua apelación de origen de los vinos alsacianos que ocupa sesenta y siete hectáreas de cultivo, protegidas por la barrera natural de los montañosos Vosgos.
Con once hectáreas de viñedo en propiedad, la familia Binner se preocupa por una filosofía de cultivo y elaboración naturales, mimando el campo y favoreciendo las vinificaciones exentas de endomingados dramatismos técnicos.
El fruto de su trabajo se traduce en vinos sinceros, cercanos, con un sello de personalidad propia y sencillas maneras.
Ensamblaje de tres varietales, riesling, gewürztraminer y muscat, frutos procedentes de viñas localizadas en la zona con menos índice de precipitación de Francia que dan vida a un vino que tras casi un año de plácida estancia en botella defiende una cromática amarillo dorada, más intensa y con algunos detalles de oro viejo, buen brillo.
Nariz que ensalza recuerdos certeros de manzana verde, acompasada por el tiempo y agradecida hacia memorias de incipiente manzana asada, con fondo de confitura más marcada que en aquella cata del pasado, más flores amarillas que blancas, con un guiño final que aparece representado por detalles silvestres y suave mineralidad.
Su evolución en nariz se acredita de modo sobrado, ya que la expresión en la fragancia se hace más compleja, más marcada y desarrollada en cada una de las notas descriptivas que el Kaefferkopf ya expresaba meses antes.
Boca gustosa en la entrada, con la acidez longitudinal, bien planteada; paso más untuoso y mejores honores en cuanto a su capacidad de persistencia y prolongación.
La retronasal me resulta más cítrica que la fase olfativa, con buenas señas de manzana, algunas flores amarillas y un punto final que inclina la balanza hacia un carácter más mineral que silvestre.
Como ya decía en la entrada que incluyo en el encabezado, el vino, cuando lo caté en el pasado, merecía una guarda responsable adicional en botella, y puedo garantizar que el tiempo le ha dado más empaque y capacidad de expresión, además de equilibrio.
Lo califiqué como recomendable. Hoy lo catalogo como muy recomendable.
Su futuro, a tener muy en cuenta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario