sábado, 23 de mayo de 2015

Compañía de Vinos Telmo Rodríguez El Transistor Verdejo 2013.




http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2012/11/compania-de-vinos-telmo-rodriguez-el.html

Vino catado durante mi reciente asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos. Adjunto, en el enlace que encabeza la presente entrada del blog, crónica de cata de la edición de añada 2010, reafirmando mi costumbre de enlazar cosechas diferentes de la misma referencia, en lo que más que un ejercicio comparativo, identifico un ejercicio personal de diferenciación, buscando confirmar las sucesivas condiciones de cada vendimia, que como es sabido y no me canso de repetir, caracterizan la personalidad de una zona, de un elaborador y por supuesto de los agentes externos que deben condicionar el carácter de una buen vino, año tras año.
El Transistor Verdejo en esta cosecha 2013, con el firme pulso de Telmo Rodríguez avalando su espacio en el mercado y con la leyenda que acredita a un aparato de radio usado para espantar a los jabalíes de las cepas, se elabora de modo monovarietal con uvas de la casta verdejo, procedentes de vendimia en el Paraje El Monte, situado en la muy vinosa zona de La Seca.
Cepas con una antiguedad media de sesenta años, asentados en suelos de composición caliza y cascajosa, que se expresan mediante una recolección manual del fruto, vinificado con levaduras autóctonas y una fermentación en fudres y barricas de diferentes tamaños, depósitos de acero inoxidable y de hormigón.
Maduración por un periodo de nueve meses, exhibiendo en copa parada una cromática amarillo pálida con algunos reflejos verdosos y acerados, buena estampa de brillo, deslizando en nariz notas que recuerdan fruta blanca de hueso y citrica, recuerdos lácticos finos, herbáceos, florales y balsámicos, cerrando con una memoria de fragancia mineral bien marcada.
Arranque en boca que expresa buena condición de fruta, prolongada traza de acidez, despliega notable racha de frescura en el avance, con envolvencia y untuosidad, tonos lácticos en el alcance del paladar, con el punto cítrico aportando buena personalidad y largura.
La retronasal anuncia recuerdos de melocotón de viña, mousse de limón, jazmín y más débil camomila, finalizando con resinas, arbusto de monte bajo y una expresión mineral alzada que refleja un punto salino y muy sugerente.
Me parece a título personal una añada superior a la del 2010, y la califico como muy recomendable.
Un verdejo peculiar, que acredita una personalidad llena de encanto y condición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario