sábado, 2 de mayo de 2015

Bodegas Imperiales Abadía de San Quirce Crianza 2011.




Mi gratitud a los responsables de esta bodega gomellana por su desinteresado envío de varias muestras de sus principales referencias, al objeto de mi cata y publicación en el blog.
En este caso, estamos delante de un monovarietal de tempranillo, que acredita cuatro meses en depósito y catorce en barricas de madera nueva de roble francés y americano, pincelando en copa parada una cromática apicotada con reflejos violáceos, nariz que afianza recuerdos de fruta roja en sazón, con especiados dulces en segunda instancia, algunos detalles ahumados y ligeros tostados, finalizando en tonos balsámicos finos y en una fragancia que me presenta evocaciones silvestres.
Tiene en su entrada en boca, buena sensación de frescura, despliega notas golosas y jugosas, con la fruta dirigiendo el avance, buena seña de persistencia y estructura, equilibrado.
Taninos golosos y pulidos, con la retronasal amplificando los recuerdos aromáticos y mostrando mayor empaque en cuanto a fruta roja madura, vainilla y algunas notas ahumadas y lácticas.
Un crianza 2011 de Abadía de San Quirce que califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario