lunes, 18 de mayo de 2015

Bodega Teso La Monja Románico 2013.




Vino catado durante mi asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos, en presencia de Marcos Eguren. La tinta de Toro, procedente de viñas jovenes localizadas en Toro y Valdefinjas, cultivadas en una extensión de terrenos de poco más de setenta hectáreas, con suelos de composición arenosa, subsuelo arcilloso y presencia de cantos rodados.
Vendimia manual, seguida por un proceso tradicional de vinificado, fermentación con levaduras autóctonas y macerado con hollejos durante doce jornadas.
Maloláctica en barricas de madera de roble francés y en depósitos de acero inoxidable.
Acredita una maduración de medio año en barricas de madera de dos vinos, de roble galo.
En copa parada exhibe un color apicotado intenso, con reflejos púrpura y violáceos.
Nariz bien enchufada de fruta roja en sazón, con algunos guiños especiados y tostados ligeros, finalizando con notas balsámicas, regaliz y un perímetro olfativo láctico que complementa a los descriptores de fruta, estos principales.
Boca golosa desde el arranque, llega armada de una avance cremoso, con larga seña de acidez y buen despliegue de frescura, taninos golosos y ligeramente marcados, buena persistencia.
La retronasal abunda en recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, menor aporte de drupas negras, buen punto de sazón, hay especiados dulces, regaliz y un marco en donde la madera se recrea, siempre escoltando a la fruta en segundo plano.
Sapidez y un retorno de lácteos con fruta roja.
Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario