martes, 19 de mayo de 2015

4 Monos Viticultores Tinto 2013.



Vino catado y además degustado durante mi reciente asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos.
En presencia del enólogo responsable de la criatura, pude disfrutar de uno de esos vinos tintos llenos de franqueza, limpios, con un equilibrio y un tono goloso que prende desde la fruta madre, gozando con ese testimonial dulzor suave de la garnacha, encendiendo la llama de la viveza durante su paso por boca, emocionando al paladar y expresando una seña de envolvencia, que desde una rústica sutileza se convierte como una cenicienta vinosa en una elegante bailarina, un poco golfa eso sí, pero armada de los instrumentos precisos y necesarios para enamorar al catador, que percibe durante la prueba del vino, este 4 Monos en edición de añada 2013; toda la personalidad varietal que trasmiten los frutos vendimiados en Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias y Cenicientos.
Javier García exhibe orgulloso la botella, mientras los presentes al otro lado de la mesa de cata, comenzamos nuestro análisis.
Maduración de doce meses en barricas de madera de roble, con un aporte de syrah, que complementa a la garnacha, esgrimiendo en copa parada un estético tono cromático apicotado suave, con reflejos grana e incipientes rubídeos, desliza en nariz sensaciones francas de fruta roja madura, un tanto licorosa en clave ligera, flores rojas y matices silvestres de buena fragancia, amplia y marcada, colgando en segunda instancia muy finas influencias procedentes de la madera, con un recuerdo que personalmente me trae memoria de olivas negras y grafito.
El arranque muestra ese golpe pleno de golosura que avanza con seguridad y longitud, media traza de acidez, bascula entre la frescura y un punto débil de calidez en el paladar, sutileza y profundidad.
Equilibrado, muy franca persistencia varietal. La garnacha se extiende, abraza el paladar.
La retronasal habla de cerezas, frambuesas y grosellas, con un punto de pétalos de flores rojas, punto de naturaleza, arbustos de monte bajo y algunas hierbas aromáticas, tomillo, balsámicos finos y en el punto final un sugerente apunte de mineralidad que abre el descriptor de grafito y roca.
Una gran añada para este tinto de 4 Monos Viticultores, que califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario