domingo, 5 de abril de 2015

Weingut Christian Fischer Classic Spätrot Rotgipfler 2014.




Mi agradecimiento a Christian Fischer por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de algunas muestras de sus referencias principales, siendo este vino blanco Classic Spätrot Rotgipfler en edición de añada 2014 la primera que he catado y armonizado, y que ahora me dispongo a comentar.
Se trata en suma de un vino edificado en base a una conjunción varietal paritaria de las castas spätrot, tambien conocida como zierfandler, y rotgipfler, uvas que se vendimian en parcelas de la propiedad asentadas sobre suelos oscuros de piedra caliza. Cepas que acreditan una antiguedad de poco más de treinta años y que facultan un vino blanco que en su proceso de formación incluye fermentación alcohólica y crianza corta en depósitos de acero inoxidable, intuyo aunque no he confirmado que con presencia y removido de lías.
Para adecuarlo al consumo y degustación, he optado por acompañarlo tras su pertinente cata, con un buen lomo de bacalao rebozado y unos pimientos verdes, magnífica propuesta que hace honor a esta Semana Santa en donde este pescado en España es tradición.
Copa parada que muestra un color amarillo pálido con algunos reflejos verdosos, nariz bautizada por recuerdos de fruta cítrica, ligeros puntos florales y balsámicos que completan la personalidad de la fragancia. No muy pronunciado en cuanto a descriptores olfativos, sí demuestra en boca un mayor empaque, con el arranque lleno de efectividad frutal, buena traza de acidez y logrado equilibrio. Dinámico y refrescante, apuntalando la frescura de la fruta y dejando huella de media untuosidad.
La retronasal vuelve a incidir en evocaciones de limón, con un guiño de pera de agua, almendra sin tostar, ciruelas claudia maduras y jazmín, desviando la atención hacia el final en un comedido canto de anisados, estos muy suaves.
Dicen que la zierfandler resulta de un cruce entre las varietales roter veltliner y la traminer, y aunque suele utilizarse en alegre compañía con la rotgipfler, esta documentada por vez primera en 1837 por Johann Burger; cada vez ha ganado más terreno como varietal de vinificación independiente y monovarietal. Christian Fischer opta por la conjunción tradicional con un vino que me ha gustado y que desde luego, acredita muy buena prolongación.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario