viernes, 17 de abril de 2015

Uva de Vida - Zumo de Uva.





Quiero agradecer a Mari Carmen López Delgado y a Angel Amurrio Bastida su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola y gastronómica, mediante la entrega en mano de algunas muestras de sus referentes, incluyendo este zumo de uva graciano, que acogido a los parámetros que marca la asociación ecológica Demeter Internacional, organización sin ánimo de lucro que mediante una certificación, acredita un fundamento en base al método biodinámico de agricultura, el mismo que Rudolf Steiner basó en el año 1924, y que con el paso del tiempo ha sido prolongado y profundizado por los seguidores de esta filosofía.
Esta certificación no es cualquier cosa ya que requiere unas normas estrictas y desde luego a juzgar por la calidad de este zumo de uva, me parece altamente recomendable.
¿Han probado ustedes alguna vez un zumo de uva que tenga a la uva como protagonista principal, por encima de azúcares excesivos ó incluso otros añadidos, descriptores ó memoranzas artificiales?. Yo, muchas veces. En el caso que me ocupa les puedo garantizar que este zumo de uva uva de vida, refleja salud, naturalidad, fruta y desde luego vida.
Pleno en su exhibición aromática y gustativa, riega el paladar como la sangre lo hace con nuestro cuerpo, aporta nobleza, concentración, espíritu de viñedo y muchas sugerencias sabrosas, refrescantes y tonificantes.
Como bien me indica Mari Carmen López este zumo es en realidad el origen mismo de nuestros vinos, la esencia de la vida. Y añade si cuidamos la tierra, cuidamos de nosotros, convencida de que la tierra no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la tierra.
Con mentalidad familiar y artesanal, y con el apoyo profesional de Angel Amurrio, especialista en agricultura biodinámica, y gracias a un viñedo localizado en la provincia de Toledo, Mari Carmen elabora este zumo monovarietal de la uva graciano, perteneciendo como cultivadores y hacedores de vinos a la Renaissance des Apellations, asociación que el viticultor francés Nicolas Joly fundó en 2001. En suma la reivindicación de la expresión del terroir, marcando tipicidad, singularidad y la bendita infinidad de matices.
Vinos que hablen del lugar del que proceden, de su latitud, de su clima y de nosotros.
Mandala del viñedo y la estrella de ocho puntas, íntima geométrica relación simbólica que representa la imagen y el icono del proyecto.
Producción estimada en dos mil botellas, sabroso, procedente de no concentrado, el tiempo que tardan las uvas en comenzar su fermentación espontánea es el tiempo que Mari Carmen emplea en embotellar el zumo, con paso por un serpentín a setenta grados, buscando neutralizar las levaduras sin llegar a matarlas, con proceso de embotellado al vacío y dejando enfriar la botellas tumbadas y abrigadas con mantas.
El resultado impecable, sencillamente sensacional.
Y para los apasionados de la cultura vitivinícola, entre los cuales me incluyo, una experiencia que aporta profundizar en sus cimientos, en su inicio, en la pureza del zumo de uva.
Lo califico como más que muy recomendable. Inolvidable y sinceramente necesario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario