viernes, 24 de abril de 2015

Bodegas y Viñedos Neo Punta Esencia 2010.




Cata de este vino singular de la denominación Ribera del Duero, durante mi reciente asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos.
Monovarietal de la casta tempranillo, que acredita veinticuatro meses de maduración en barricas de madera nueva de roble francés, con frutos procedentes de fincas propiedad del dominio, localizadas en la muy vitícola La Horra.
En copa parada exhibe un color apicotado de notable intensidad, con algunos reflejos púrpura y grana, apuntando en su primera aproximación notas procedentes de la madera continente, con un punto elevado de recuerdos especiados dulces y lácticos, ambos dominando el perfume.
Tras airear el vino con oscilantes movimientos de copa, aparecen algunos tonos de fruta negra madura, aunque siempre aparece la seña de vainilla y cremosidad blindando su fragancia.
Tras seguir con la agitación de copa, la condición del roble francés mantiene su peso una y otra vez.
Boca que arranca con un punto breve de golosa fruta, aunque en cualquier caso es el efecto cremoso del roble el que prevalece, con los taninos jugosos y marcados, desliza un guiño de amargor, ligero y este sí, bien integrado. La persistencia es media alta, el vino ofrece longitud, pero sigue sin convencerme esa insistencia en la influencia de la madera sobre la fruta.
Retronasal que avanza en parecidas conclusiones a las demostradas en su proximidad olfativa, con sensaciones que recuerdan a crema láctica de frutos negros, leve asomo de regaliz, con la esencia de vainilla marcada y dominante, finalizando con un suave amargor que prolonga en parte su descripción.
No es mi estilo predilecto de vino. Lo califico entre aprobado y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario