jueves, 23 de abril de 2015

Bodegas López de Heredia Viña Tondonia Blanco Reserva 2000.



http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2014/03/visita-bodegas-lopez-de-heredia-ii.html

Durante mi última visita a uno de los templos del Rioja en el Barrio de la Estación de Haro pude catar la añada 1999 de este vino blanco reserva de López de Heredia y en el transcurso de mi asistencia al salón El Alma de los Vinos Unicos del pasado lunes, afronté mi análisis de la edición de cosecha 2000, acompañado por María José, su gran valedora.
Como ven la escena no puede ser más idílica, y es que catar estos tesoros de la denominación con una apasionada del mundo del vino como es la siempre inspirada María José López de Heredia es más lujo que simple capricho.
La cercanía de los bodegueros, el aire secular de la influencia de una maison y sus principales referencias, hace del instante de la cata un rito siempre cargado de aprendizaje.
No es sólo el hecho de que exista una comunicación sobre las características varietales del vino, del método de elaboración que acredita, sino además expresiones, gestos y también anécdotas que sirven para enriquecer nuestras valoraciones personales. Al final, un vino expresa en parte la condición personal de quien lo crea, de quien lo conoce desde sus inicios, de quien lo ve crecer desde el viñedo hasta la bodega, pasando por las venturas y desventuras que enfrentan al hacedor de vinos durante su trabajo.
Puede que en el fondo la grandeza de Viña Tondonia esté estrechamente vinculada con la personalidad de esta familia, gestora a través de varias generaciones, de la virtud de una zona, de un paraje de Rioja generador de grandes vinos.
Noventa por ciento de viura, con la proporción restante de malvasía, con un periodo de seis años de maduración en barricas de madera de roble, con dos trasiegas por año y clarificado con claras de huevos frescos.
En copa parada exhibe un brillante color amarillo dorado intenso con algunos limpios reflejos ambarinos, deslizando en su aproximación aromática recuerdos de fruta cítrica escarchada, como si la creatividad de François Vatel estuviera cercana; con las señales de evolución dejando una elegante percusión de fragancia, exhibe perfume que recuerda a cúrcuma, especiados, ebanistería y alguna resina, destellos florales, frutos secos y un gesto final que me ha descrito un detalle de hierba aromática, laurel.
Lo entiendo como un vino que refleja una añada de menores credenciales confitadas que la anterior, tal vez pueda definirlo como más dotado de finura, de elegancia.
La fruta predomina, deja un rastro preciso, envuelve la fragancia con una evidente personalidad propia, y los tonos de bendita evolución, muy de la casa, recrean junto a aquella los sentidos propios que hacen de la filosofía López de Heredia un tesoro a admirar y sin duda, proteger.
La madera aparece integrada en el perfume, sin nublar a la fruta, aportando y no ocultando.
Boca que se abre con intensidad, tiene un guiño cómplice de amargor aunque leve, apacible y prolongado, afirmando una textura de amabilidad en el avance, con una balanza proverbial de fruta y madera, ampuloso que no anguloso, prometedor en cuanto a su capacidad de progresión en botella, aún le queda algún escalón más para alcanzar mayores cotas de gloria.
Profuso en su capacidad expresiva, con prolongación y buenas dosis de gallarda elegancia, a mi juicio supera con buena resolución los detalles que acreditaba la añada anterior.
En su retronasal anuncia recuerdos de piel de naranja, orejones, limón, con señas avainilladas y cúrcuma, laurel, flores marchitas, ebanistería, avellana, más que equilibrada melosidad y un crédito final en donde se funden resinas y un sustancioso y muy apacible amargor que prolonga y redondea su expresividad.
Lo califico en esta añada 2000 como más que muy recomendable.
Apasionante y parlanchín vino, una colosal cosecha de López de Heredia que apasionará a sus fieles seguidores, entre los que con orgullo me incluyo.
Habrá que ver como va evolucionando en botella, con el tiempo aventuro que será legendario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario