miércoles, 8 de abril de 2015

Bodegas Barreda Pañofino Cepas Viejas 2010.


Agradezco a los responsables de esta bodega corraleña su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de varias muestras de sus referencias principales. Habiendo comentado en el pasado mis impresiones sobre varias de ellas, hoy le toca el turno a este vino tinto apodado Pañofino, en su edición de cosecha 2010.
Monovarietal de tempranillo, elaborado con frutos procedentes de viñas viejas, que acredita un periodo de maduración de catorce meses en barricas de madera de roble francés.
Copa parada que muestra un color apicotado de media intensidad, con algunos reflejos púrpura, mostrando en nariz recuerdos de fruta roja madura, especiados dulces suaves, algunas traza balsámica menor y buen apunte final en donde surgen las evocaciones que recrean cacao y tostados.
He dejado que el vino se airee al menos durante tres ó cuatro minutos, agitando con mesura la copa.
La boca es sabrosa en el arranque, tiene la fruta roja madura alzada y sobresaliente respecto a la influencia de la madera francesa, con un buen sello de acidez, textura grasa que se evidencia en su progresión, con los taninos golosos y marcados, envolvente en grado medio.
Persistencia que deja alguna huella, el vino ofrece media longitud, con la retronasal marcando puntos de ciruelas rojas y cerezas, alguna vainilla, pimienta negra, con recuerdos balsámicos de regaliz y un fondo que acredita tostados y un más ligero tono de cacao.
Tal vez en lo que se refiere a esta edición de cosecha le pueda haber pedido un punto más de llegada.
Lo califico en esta añada 2010 como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario