sábado, 11 de abril de 2015

Bodega Burdigala Campo Alegre Tinto 2011.




De la comunión entre François Lurton, Michel y Dany Rolland, surge este Campo Alegre tinto en edición de añada 2011, y la desinteresada colaboración de los responsables de comunicación de esta bodega, que aprovecho para agradecer una vez más; me ha facilitado la oportunidad de catarlo y divulgar para mis lectores habituales las condiciones de este monovarietal de la tinta de Toro, que por cierto sorprendieron de forma agradable a un reducido grupo de buenos amigos catadores, con los que pude disfrutar y compartir sensaciones durante una estupenda jornada sabatina matinal.
Elaborado con frutos procedentes de viñas con una antiguedad de más de treinta años asentadas sobre suelos de composición pedregosa, arcillosa y arenosa, acredita una vinificación prefermentativa en frío a baja temperatura que se prolonga durante un periodo de entre cuatro y cinco días, en cubas de cuarenta hectolitros, con una fermentación alcohólica posterior en donde hay espacio para descubes y remontados. Maloláctica en barrica de roble francés de grano muy fino, madurando en idéntico tipo de continente durante un tiempo de entre dieciseis y dieciocho meses, en función siempre del criterio enológico del responsable.
Presenta en copa parada una cromática picota intensa con reflejos púrpura, deslizando en nariz sensaciones evocadoras de fruta roja madura en sazón, con segunda instancia especiada y ligeramente ahumada, puntos lácticos y balsámicos en la fragancia que cierra la descripción olfativa.
Equilibrado perfume en donde la fruta domina.
Boca que abre con buen punto de fruta, golosa traza y sabrosa acidez, con notas de frescura en el avance, muy buena condición de volumen y equilibrio.
Es elegante, con el grado alcohólico bien integrado en el conjunto, taninos golosos y finos, franca seña varietal en la persistencia.
Retronasal que abunda en ciruelas y cerezas rojas, vainillas y punto de canela, esta menos perceptible; con algunas notas lácticas menores y en el final un sello tostado y otro, más intenso; balsámico que realza el final de la cata y que concede a esta añada 2011 del Campo Alegre una personalidad propia evidente y convincente.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario