jueves, 5 de marzo de 2015

Trias Galetes Triangle Xocolata i Toranja.





Para alguien como yo que vive la tradición de la gastronomía catalana con mucha pasión, como legado de mis ancestros paternos que me inculcaron el gusto por determinados productos y elaboradores; que Galetes Trias confie en mi criterio a la hora del envío de varias muestras de sus principales referencias reposteras, es no sólo un honor sino un referente sentimental muy personal.
Conocí estas y otras legendarias galletas de la geografía catalana gracias a que mis abuelos las tenían en estimado lugar, haciendo siempre mención de ellas, incluso cuando no eran tan fáciles de encontrar en otros lugares de España fuera de la región catalana.
La referencia que traigo hoy a colación es esta galleta con forma de triángulo con aromas y sabor a chocolate y naranja, con una textura crepitante, elaborada con ingredientes naturales, harina de trigo, azúcar blanco, nata, clara de huevo, yema pasteurizada, sal y aroma natural de aceite esencial de limón.
En su apéndice chocolatero figura la pasta y manteca de cacao, de nuevo el azúcar blanco y un aroma natura de naranja. No hay espacio para colorantes ni conservantes. Y su filosofía natural se nota. Un solo mordisco de una de estas galletas nos habla de barquillo, de sabroso chocolate y de un punto de fruta cítrica que en efecto evidencia una comunión entre limón y naranja que equilibra el conjunto.
Una identidad que desde 1908 cuando Don Joaquim Trias i Vila funda la empresa, se mantiene firme en defender la elaboración natural, con un perfil artesano y con la idea de transmitir ese concepto, tanto a sus fieles clientes como a los potenciales.
Recomendar esta referencia de Trias Galetes no es un simple ejercicio de destreza analítica para quien esto escribe, es también un símbolo de un gremio gastronómico que en Cataluña ha creado escuela, pasado, presente y futuro.
Del escritor farnés Salvador Espriu y de su querida y mitológica Alfaranja, con la ginesta floreix, arreu als camps hi ha vermell de roselles, de ese modo entiendo yo estas golosas galletas que les puedo asegurar me han transportado, acordándome de las teules más tradicionales que mi abuela Aurora solía regalarme.
Fantasticas, tanto en aroma y sabor, como en textura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario