martes, 17 de marzo de 2015

Lis Neris Pinot Grigio 2013.




Agradezco a los responsables de este dominio vitivinícola italiano, acogido a la denominación de origen Isonzo del Friuli, su desinteresada colaboración con este espacio difusor de la cultura del vino, mediando al efecto el envío de varias muestras de sus referencias principales.
Este monovarietal de pinot grigio en edición de añada 2013 de la bodega Lis Neris me ha causado una grata experiencia aromática y gustativa.
Cuarta generación familiar dedicada a la elaboración, con Alvaro Pecorari como patrón presente de un buque, que elabora vinos con una personalidad propia indudable, como el presente.
Se trata de un monovarietal de la casta pinot grigio, fermentado en depósitos de acero inoxidable, bajo estricto control de temperatura, acreditando una posterior maduración sobre propias lías que se despliega en los mismos continentes por un periodo de ocho meses, con aplicación de battonage frecuentes.
En copa parada ofrece una cromática amarillo pálida y brillante, con señas en nariz que recrean evocaciones aromáticas de buena e intensa complejidad, apunto detalles cítricos y ligeramente tropicales, con flores en segunda escena, que conducen hacia una descripción balsámica y un final de insinuación mineral.
La boca es rotunda en equilibrio, tiene un perfil en donde la golosa fruta y la seña de frescura, mediante una esbelta traza de acidez; compiten en una carrera que da avance al vino en su progresión por boca. Alcanza el paladar con envolvencia, hay untuosidad y una longitud digna de aplauso.
Por momentos parece un vino criado en madera, aunque por los datos que obran en mi poder, no lo es. En su persistencia y en la fase retronasal la fruta cítrica, pomelo, piña y lichis; se deja abrazar por un punto más balsámico que floral. Tal vez no sea este el momento en donde más quede impreso el carácter mineral del vino, apreciado en nariz.
Es elegante, tiene volumen y estructura, y como ya he dicho un venturoso equilibrio.
Por mi experiencia anterior con catas de esta varietal, tal vez pueda decir que a ciegas no parece un vino blanco monovarietal de pinot grigio. Pero en cambio, es un vino en añada digna de aplauso.
Lo califico en esta edición de cosecha 2013 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario