viernes, 27 de marzo de 2015

Leyenda del Páramo El Aprendiz Rosado 2013.




Mi sincero agradecimiento a los responsables de esta bodega leonesa por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediando el envío de varias muestras de sus principales referencias.
Reza la etiqueta Cuenta la Leyenda del Páramo, que entre la niebla, crece una flor en las vides. Prieto Picuedo la llaman. Desconocida, humilde y honesta que como sus gentes, forja leyenda, leyenda de singularidad y proeza. Legado es El Aprendiz, juventud que en madurez tornará. Convertir oficio en leyenda de una vida a imitar.
La Prieto Picudo y su legendario madreo, esa tradicional técnica consistente en agregar uvas ó racimos enteros a la fermentación del vino, logrando en el resultado final un aporte de dióxido de carbono, que provoca la presencia de la bendita y refrescante aguja.
Probablemente al ser esta una muestra correspondiente a la añada 2013 no he percibido esa sensación, aunque si quieren que les diga la verdad no me ha hecho falta alguna.
Es este un vino rosado amplio, sabroso, con mucha consistencia frutal, mostrando en copa parada un color rosa frambuesa intensa, con algunos reflejos grosella, buen brillo, deslizando en nariz sensaciones de cerezas y frambuesas, gominolas y caramelos de fruta ácida, algunas flores rojas y blancas, anotando en el final un punto silvestre menos intencionado, y en todo caso apostando por un perfume de fruta roja fresca.
La boca arranca con un punto de frescura intenso, buen equilibrio y prolongación, traza de consistente acidez y un goloso tono que abraza el paladar.
Uno de esos vinos rosados cuya botella puede vaciarse de una sola sentada.
Se apuntala con una sugerente prolongación y en la retronasal abunda en matices de frutos rojos y flores, dando una magnífica seña refrescante.
Lo califico en esta añada 2013 entre muy recomendable y más que muy recomendable.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario