domingo, 8 de marzo de 2015

Bodegas Zugober Belezos Tinto Viticultura Ecológica 2011.




A través de Bittor San Miguel, uno de los jefes de sala y sumiller de la Escuela de Hostelería de Leioa, situada en el campus de la Universidad del Pais Vasco, me han llegado varias muestras de las principales referencias de esta bodega localizada en el término municipal de Lapuebla de Labarca, en la zona de Rioja Alavesa.
El vino que ocupa el protagonismo de la presente entrada del blog es un tinto elaborado con uvas procedentes de la viticultura ecológica, en edición de añada 2011, vestido con una peculiar etiqueta y acomodado a las características expresivas de la varietal tempranillo, en un vino que en esta cosecha no he podido acreditar que cuente, al igual que la precedente, con un pequeño aporte de graciano. Y digo que no he podido acreditarlo ni a título informativo, ni tampoco a través de mi cata. Lo digo sin atisbo de rubor al respecto. A veces los que escribimos y catamos no contamos con la información suficiente y por ello antes que reflejar lo que no es, al menos en mi caso prefiero ser pulcro en mis apreciaciones. Si la graciano está presente en esta edición de añada, yo al menos no la percibido.
Me quedo por ello con la sensación personal de que estoy delante de un monovarietal de la casta tempranillo, acogido a los criterios de la agricultura ecológica, tiempo tendrá la bodega para rectificarme si es que procede.
En copa parada muestra un color apicotado de buena intensidad con algunos reflejos violáceos, deslizando en su aproximación aromática recuerdos de frura roja madura, punto de sazón, personalidad de fragancia balsámica en el ataque central en nariz, giros ligeramente especiados y algunos que parecen acreditar descriptores procedentes de roble americano.
Lozanas sensaciones en el perfume, que se confirman en la entrada en boca, con buena traza de acidez que prolonga en el avance los detalles de la frescura que aporta el vino en el recorrido, taninos golosos y marcados en media clave, es intenso pero fluído en su progresión durante la cata.
Buena seña de persistencia, es aquí cuando su personalidad de vino tinto de tempranillo se acredita con más virtudes, dejando en la retronasal recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, muy silvestre en su expresión, hay detalles de arbustos y matorral, no tanto de hierbas aromáticas, guiños de vainilla, con algunos apuntes que me han sugerido notas de endrinas, enebro y eucalipto.
Tiene empaque en cuanto a complejidad y equilibrio desde el punto de vista de las sensaciones que suelen dar los vinos procedentes de la filosofía cultivo ecológico.
Creo personalmente que tiene buena personalidad y que merece la calificación en esta añada de entre recomendable y muy recomendable.
Estilo no le falta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario