miércoles, 4 de marzo de 2015

Azienda Agricola Il Calamaio Antenato 2012.




Mi agradecimiento a los responsables de este dominio vitivinícola toscano por su desinteresado envío de muestras, siendo este Antenato en edición de añada 2012, la segunda de ellas que he catado y que ahora me dispongo a comentar en este blog.
Se trata de un vino tinto plurivarietal que engarza diferentes uvas, destacando colorino, buonamico, barsaglina y mazzese, frutos procedentes de parcelas con terrenos de composición arcillosa, limosa y arenosa, situadas en exposición cardinal sureste, y con una antiguedad media de las cepas de entre cuarenta y cincuenta años.
En su proceso de vinificado se acredita una estancia de entre ocho y diez meses en depósitos de acero inoxidable, completando su afinado en botella durante cuatro meses más antes de salir al mercado.
Bonita impresión cromática en copa parada, pincelando un color rojo rubídeo brillante, con algunos reflejos grana suaves, estética limpia y fluída, asomando en nariz recuerdos de fruta roja madura, punto floral no muy marcado y un epílogo que afronta sensaciones balsámicas y de hierbas aromáticas.
Lo considero a nivel olfativo un vino frutal y floral por delante del resto de descriptores, femenino en cuanto a aroma, delicado y aunque no sutil, sí delicado, muy en clave de recuerdos jardineros. Incluso en algunos instantes me han llegado memorias nítidas de adelfa, lavanda, rosas rojas y tomillo.
La boca es suave desde el arranque, la fruta roja amanece golosa aunque algo difuminada en beneficio de más apuntes florales y de plantas de jardín que tanto en el paladar como en sus evocaciones retronasales se empeñan en imperar.
Taninos muy finos, golosos, la acidez es media, no demasiado elevada.
Tras una persistencia no muy marcada aunque sí presente, se recrean sensaciones retronasales que aventuran recuerdos de grosellas, fresas, cerezas, manifestando similares notas de jardinería y floristería, a las declinadas en su fase olfativa, y acabando con más apuntes de adelfa y lavanda, que se amplifican con un epílogo de corte balsámico, resinas y eucalipto.
Buena complejidad para un vino peculiar que fuera de la rutina, me ha gustado.
En esta añada 2012 lo califico entre recomendable y muy recomendable.
Hablando de recomendaciones aconsejo tomarse un tiempo para catarlo. Su aireación le hace justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario