lunes, 16 de febrero de 2015

Grant Burge Meshach Shiraz 2009.




Vino catado y degustado en compañía de un grupo de amigos, procedente del australiano valle de Barossa, potenciando la explosión habitual que aportan los vinos del Nuevo Mundo, con un inicio aromático intenso en donde fruta y madera se conjugan con cierto proselitismo por parte de la segunda de ellas, factor que inicia la cata y que proporciona un arranque expresivo y de notable complejidad, algo oblicuo puede, en cuanto a las sensaciones que la madera concede al conjunto.
Acredita maduración en barricas de roble francés, al veinte porcentual, y de madera de roble americano en la proporción mayoritaria restante, por un periodo de veinticuatro meses.
Maloláctica incluida, el vino busca garantizar el contexto de vinos frutosos, marcados en la personalidad de la uva, y lo consigue, siempre contando con ese previo espacio de paciencia para abrir la cajita de sorpresas continente de descriptores de fruta roja y negra maduras.
Color apicotado intenso, con reflejos violáceos oscuros, aromática esbelta en recuerdos de frambuesas, moras y cerezas, con una inicial sensación floral y especiada un poco dominante, que va dejando paso a las drupas, amplificando a continuación los tonos lácticos y tostados, y finalizando con un sugerente apéndice balsámico.
La intensidad en la fragancia apunta hacia una diana que en boca entra con golosas motivaciones, buena traza de acidez, desplegada de modo longitudinal, taninos marcados y golosos, buena nota de persistencia, con la shiraz que escenifica puntos florales y silvestres que rellenan la fase retronasal, esta dominada desde el inicio por los globulosos motivos de fruta roja y negra maduras y levemente confitadas. Hay algún recuerdo de sazonado, vainilla y pimienta negra, con apuntes de olivas negras, arbustos y flores que se columpian con certera precisión en cimientos descriptores de balsámicos y lácticos. Queda en el paladar esa sensación que algunos catadores definen como tinta china.
Prolongado y con los motivos frutales alzados, tal vez un tanto percutores al final, dejando a la madera, al comienzo un tanto dominante, en segundo plano.
Lo califico en esta añada 2009 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario