jueves, 26 de febrero de 2015

Bodegas Dionisos Flor de Rocío Syrah 2014.





Mi gratitud a los responsables de Bodegas Dionisos por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de varias muestras de sus principales referencias.
El Flor de Rocío en edición de añada 2014 es un vino tinto monovarietal de syrah, elaborado mediante el procedimiento de maceración carbónica, que nace de una vendimia en la finca El Conuco, teniendo siempre presentes que la Luna se encuentre ante constelaciones de agua, cáncer, piscis y escorpio, lo que debemos interpretar como un seguimiento de la filosofía de viticultura biodinámica.
Su embotellado es precedido por un ligero filtrado.
Demuestra desde el primer instante su condición de vino de fermentación de uva entera, con una cromática que en copa parada defiende colores picota violáceos de buena intensidad, deslizando en su proximidad aromática recuerdos de moras y cerezas, fresa de mata, pétalos florales rojos y violetas, con un guiño que me recuerda a lavanda y que se alarga hacia un perfil de fragancia silvestre y de jardín.
La boca es jugosa, tiene una buena seña de acidez, desplegando puntos de frescura y acreditando unos giros un tanto percutores en cuanto a sensaciones alcohólicas que sin embargo no llegan a impactar en demasía. Tiene control, taninos golosos y marcados, con buena persistencia y de nuevo muchos descriptores florales y silvestres en su vía retronasal. Detallo violetas, pétalos de rosas rojas, jazmín, lavanda y un fino punto balsámico, no tan definido en la fase olfativa, que me ha recordado a eucalipto.
En su protagonismo retronasal de nuevo la fruta negra madura dominante.
Lo califico en esta añada 2014 como recomendable.
La syrah en versión nudista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario