lunes, 2 de febrero de 2015

Bodegas Augusta Bilbilis Samitier Garnacha 2009.



Del veintiocho de enero de 2014 data mi análisis en una entrada de este mismo blog, relativo a la añada 2008 de esta misma referencia monovarietal de garnacha.
http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2014/01/bodegas-augusta-bilbilis-samitier.html
Y ahora y por la misma vía, gracias a la amable aportación de mi amigo Curro, repito etiqueta, aunque de una añada posterior, la que se refiere a la cosecha del 2009.
José Antonio Ibarra Esteban, mentor del Samitier, nos presenta este vino acogido a la denominación Calatayud, elaborado con frutos procedentes de viñas viejas, con ocho meses acreditados de maduración en barricas de madera de roble francés.
En copa parada muestra una cromática picota con reflejos púrpura, deslizando en su primera aproximación aromática un cierto predominio de la madera sobre la fruta, con sensaciones que recuerdan a ahumados y ebanistería, aunque tras unos minutos de aireación, la fruta roja comienza a destapar su cajita de esencias, notas de frutillos rojos y ciruelas, asomando un punto tostado muy suave y una fragancia final que expresa arbustos y monte bajo, precedida de señas balsámicas no demasiado intensas.
Boca que arranca con la golosa fruta lanzando su flecha de Cupido, buena traza media de acidez, el vino tiene un avance amable, apuntando una buena condición tánica, golosa y pulida, con la seña de persistencia de media alta sentencia.
La retronasal transmite evocaciones de ciruelas rojas, guiño algo acompotado, con la madera más marcada que en la añada 2008, más señales especiadas que en la vía olfativa, matorral de monte bajo y un punto balsámico que precede al canto final de la garnacha, con ese vibrante tono de dulzor que resulta agradable y que remata las sensaciones expresivas del vino.
Lo califico en esta añada 2009 entre recomendable y muy recomendable.
Me gustó más la añada anterior, y he notado en esta botella del 2009, un vino en donde la influencia de la madera se hace por momentos más pesada que en la de su hermano precedente.
En cualquier caso, la personalidad de la garnacha se hace notar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario