martes, 6 de enero de 2015

Viñedos del Contino Graciano 2009.




Catados con anterioridad y comentados en este mismo blog los vinos de Viñedos del Contino elaborados con la varietal graciano correspondientes a las cosechas de 1998, 2001 y 2007, hoy traigo a este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, el relativo a la añada 2009, gracias a la amable aportación de Chus Madrazo y del enólogo Jabier Marquínez de Castillo de Sajazarra, con el que pude catar esta iconográfica referencia de la bodega de Cvne y del ya legendario, lo puedo decir sin atisbo de duda; hacedor de vinos de este château enclavado en un bello paraje de la geografía de la denominación Rioja.
Vendimia manual en Finca San Gregorio de poco más de tres hectáreas, doble recolección, con fermentación en tinas de roble francés de cien hectolitros, bajo control de temperatura, durante ocho jornadas, siguiendo con una maceración que se prolonga durante siete días y una maloláctica que tiene lugar en barricas de madera nueva de roble francés. Acredita una maduración de trece meses, en madera de roble francés, noventa por ciento; y madera de roble húngaro, diez por ciento, ambas de nuevo perfil. Un año de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada manifiesta una cromática apicotada brillante, con reflejos violáceos y algunas insinuaciones púrpura menores, nariz que llega poblada de recuerdos intensos a fruta negra madura, algunos tonos cremosos y de compota, dejando paso en segunda instancia a suaves evocaciones aromáticas de ebanistería, cacao y especiados dulces. Finaliza con una buena explosión balsámica, amplia y prolongada.
La boca anuncia desde el comienzo una expresión de potencia digna de las buenas añadas de Contino Graciano, gesticula con una larga seña de acidez, buen frescor frutal, denunciando al catador por haber cometido el pecado del infanticidio, que supone descorchar con premeditación una botella antes del momento idóneo de cata y degustación, aunque me confieso : soy un desvergonzado delincuente en este sentido, siempre con el indisumulado afán de averiguar con una osada perspectiva como van evolucionando los vinos, desde la misma barrica hasta la botella, si es posible y siempre que los enólogos me lo permiten.
Buena envolvencia, con la cremosidad de la madera ajustando su personalidad a la fruta, ya expone elegancia y esa ducha de fruta que tapiza boca y paladar de positivas sensaciones. Volumen y la certera impresión de estar delante de una añada de este graciano de Contino que dará que hablar con más tiempo de botella y mediando siempre una guarda responsable.
Taninos golosos y aún marcados, la boca en cualquier caso los agradece.
Persistente y con buen volumen, su retronasal funde notas de arándanos, con algunos giros especiados no demasiado grandilocuentes, hay algunos guiños de cacao y un punto láctico que precede a una fuente balsámica de muy buena complejidad que expresa regaliz y unos peculiares retornos anisados, estos muy bien integrados en la naturaleza de un gran vino tinto de Rioja.
Sapidez final, hay siempre un buen predominio de la fruta.
Un vino que en esta añada 2009 califico ya entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Le seguiré la pista, podrá subir más peldaños en la escalera que conduce a la gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario