lunes, 12 de enero de 2015

Philippe Gimel Saint Jean du Barroux La Source 2010.


Tras catar el L´Argile de Philippe Gimel en edición de añada 2010, que figura publicado en este mismo blog con fecha diez de junio de 2014, me dispongo hoy a comentar mis impresiones sobre esta otra referencia de este dominio vitivinícola francés, el La Source de la misma cosecha.
Como siempre hago, norma de la casa;  agradezco a los responsables de esta bodega su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, contribución a la difusión de sus etiquetas que me llena de orgullo personal, por la confianza depositada.
Philippe Gimel es un hacedor de vinos, enólogo surgido de la Escuela de Enología de Toulouse, que construyó su trayectoria trabajando en bodegas tan renombradas como Château de Beaucastel ó Domaine de la Janasse. Cuando decidió marchar por este mundo fascinante de los viñedos y las barricas por su cuenta, se hizo con poco más de dieciseis hectáreas de viñedo en el valle de Dentelles de Montmirail, en donde las terrazas, de más o menos altitud, son habituales.
La Source 2010 es un vino tinto que se consolida a partir de una fusión varietal de garnacha, mayoritaria con una proporción del setenta por ciento; carignan, veinticinco porcentual, y cinsault, con el cinco por ciento restante.
Frutos que proceden de diferentes parcelas, con diversidad de suelos, arcillosos, piedra negra, acreditando tras la vendimia y el despalillado, un proceso de maceración que se prolonga durante siete días y una maduración que tiene lugar en tanques de hormigón y esmaltado.
Color apicotado intenso en copa parada, con reflejos violáceos, dejando en su aproximación olfativa evocaciones aromáticas de fruta roja madura, con especiados de escolta, algunos detalles de pétalos de flores rojas y una sensación que ha recordado a eso que algunos definen como chuches, regaliz rojo y los sabrosos caramelos de violeta, obra en España de la muy madrileña empresa La Pajarita.
La boca es jugosa, tiene la fruta comandando la exhibición gustativa, media alta traza de acidez, buena racha de frescura, con los taninos marcados y golosos y una franca seña de la lameruza garnacha, prolongada y estilosa.
La retronasal abunda en sensaciones de cerezas, frambuesas y apunta un guiño que trae evocaciones de pétalos florales rojos, con la misma identidad golmajera demostrada ya en la aproximación olfativa, concluyendo en balsámicos y sapidez.
Un vino que se perfila con equilibrio y que hace de la garnacha su principal expresión.
Lo califico en esta añada 2010 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario