martes, 6 de enero de 2015

Mas Doix Les Crestes 2012.




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega del Priorat catalán por su desinteresado envío de muestras, una de las cuales ya comenté en entradas precedentes, ocupando el protagonismo de esta entrada del blog la correspondiente a este vino tinto apodado Les Crestes, que en edición de añada 2012 se elaboró con una conjunción varietal de uvas de garnacha, al ochenta por ciento, cariñena vieja, al diez por ciento, y syrah, misma proporción.
Frutos procedentes de viñas jovenes con una edad aproximada de entre quince y veinte años, localizadas en costers de llicorella, a una altitud que va desde trescientos cincuenta y quinientos metros.
Tras una selección de uvas en la misma viña y ya en bodega, doble mesa de selección, se procede con una elaboración independiente en función de cada una de las varietales participantes en la consolidación de este Les Crestes. Fermentado mediante el sistema de sombrero sumergido, bajo control de temperatura, y acreditando una maduración de diez meses en barricas de segundo año de roble francés de grano extrafino. En su embotellado no hay espacio ni para filtrados ni para clarificados.
En copa parada exhibe una cromática apicotada de buena intensidad con reflejos violáceos, dejando en su aproximación olfativa recuerdos de fruta roja madura, pétalos de flores rojas a continuación, con francas memorias procedentes de la madera continente en clave de tostados muy suaves y algunas notas especiadas dulces, afrontando en el punto final sensaciones balsámicas que aportan al perfume una fragancia cercana a la redondez en el equilibrio entre fruta y madera.
Boca que arranca con golosidad y buena amplitud en cuanto a los detalles procedentes de la fruta, buena prolongación de la acidez, desplegando notas frescas y alcanzando el paladar en donde genera una huella de bombón inglés, que se reproduce en la fase retronasal. Taninos golosos y marcados, con epílogo que envía sensaciones evocadoras de cerezas y frambuesas, vainillas, de nuevo el bombón inglés, que se redondea con flores rojas y violetas, y un final en donde la sapidez abre una larga puerta de vinosidad. Un vino en magnífico estado de forma, ampuloso y bien prolongado.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Una bodega a tener muy en cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario