sábado, 17 de enero de 2015

Grupo Codorníu Cava Roger de Flor Brut.



Discernir las voluntades simplemente comerciales de una bodega, de los desvelos de la misma por agradar al público con referencias que acrediten un mínimo de empaque es una actividad que ocupa una delgada línea roja, un discernimiento empresarial, supongo yo; que a veces algunos catadores y escritores de vino puede que no estemos por la labor de admitir. Hay productos que pueden acreditar un esfuerzo indudable, un trabajo de campo y bodega, y hay otros que carecen de la misma dedicación y que por ende plantean resultados más propios de aburridos contables de consejos de administración que de apasionados vitivinicultores y enólogos.
Desconozco cuál es el planteamiento del Grupo Codorníu con este Roger de Flor Brut, si se trata de presentar un producto b, dirigido a un público no exigente, sí conformista ó si con tal de imprimir en la etiqueta el apelativo cava ya es suficiente y no buscan un más allá.
No es una referencia deficiente, simplemente me ha resultado desabrido, con una clave refrescante más por la temperatura de servicio que por la sensación de fruta que acredita.
Las tres varietales tradicionales de la denominación cava ni siquiera parecen destacar con propia personalidad, apuntando en copa parada un color amarillo pajizo con reflejos acerados y cierta palidez. Burbuja fina, que deja paso a unos recuerdos olfativos relacionados con cítricos muy suaves y alguna seña de manzana, anunciando a continuación destellos de levadura y alguna pestaña floral.
Simple en su expresión de fragancia, comienza en boca con un punto de fruta que poco a poco va ausentándose en el avance, siendo este moderado y más bien corto. La burbuja aparece eso sí, bien integrada. Traza de acidez de escaso valor, con una nota cremosa de media baja intensidad, y una retronasal que junto a su persistencia se muestra más plana que los descriptores de la fase olfativa, produciendo cierto desconsuelo.
Es un cava estrecho, tímido y bastante corto en cuanto a recorrido y capacidad de expresión.
Lo califico con absoluta sinceridad, como decepcionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario