sábado, 31 de enero de 2015

Domaine de la Mordorée La Reine des Bois Chateauneuf-du-Pape 2008.




Hay ocasiones en las que las muestras enviadas por algunas de las bodegas que deciden colaborar de modo desinteresado con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola merecen un descanso, una parcela de tiempo que decido concederles, para lograr que en alguna medida, y mediando una guarda responsable por mi parte, den todo ó casi todo aquello que yo considero pueden concederme.
Es el caso de este La Reine des Bois de Domaine La Mordorée, que en edición de añada 2008 y desde la privilegiada y legendaria zona vitivinícola francesa de Chateauneuf-du-Pape, me fue enviado por Christophe Delorme al objeto de mi cata y análisis personal.
Comenté ya en el pasado, tras su pertinente cata, algunas de las muestras que Delorme me remitió y tras un tiempo de reposo en lugar indicado al efecto, decidí descorchar hace pocos días esta última de las referencias enviadas, tal vez el buque insignia del dominio.
Elaborado con un porcentaje mayoritario de garnacha, y con pequeños aportes de mourvèdre, vaccarese, syrah y counoise, es un chateauneuf-du.pape que acredita un proceso de maduración que tiene lugar en barricas de madera de roble francés y depósitos de acero inoxidable, en proporción que se tiene en cuenta en función de las características de la añada y de los criterios del enólogo, al igual que el tiempo del mismo.
Los frutos proceden de parcelas en propiedad del dominio, asentadas sobre suelos de composición arcillo silícea, con cantos rodados en superficie.
Copa parada que muestra un color apicotado de buena intensidad, reflejos grana y púrpura. Nariz que asoma recuerdos de fruta roja madura y ligeramente especiada y sazonada, deslizando algunas memorias florales y silvestres y un punto de fina ebanistería que desemboca en una personalidad mineral, roca y granito.
La boca desfila con un agradable tono de fruta roja y confitura de arándanos, amplificando una traza de acidez que aporta buenas dosis de frescura en el avance, tal vez me haya resultado en lo que se refiere a esta añada algo secante en su alcance del paladar, aunque pronto vuelve a abrir esa hechicera punta de fruta, golosa y rodante. Taninos golosos, algo marcados y buena seña de persistencia.
La retronasal habla de ciruelas rojas y arándanos, algunas especias dulces, breve sugerencia de pimienta, y un retorno silvestre, matorral; y de madera. Finaliza sugerente, sabroso, ensalzando a la garnacha y demostrando un goloso epílogo que escenifica franqueza varietal.
Lo califico en esta añada 2008 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario