sábado, 10 de enero de 2015

Champagne Louis Roederer Brut Vintage 2007.




De nuevo mi agradecimiento a los responsables de esta maison champanera localizada en Reims y al director gerente de diprimsa.es, Primeras Marcas, distribuidor para España de estas referencias, por sus desinteresadas colaboraciones con El Alma del Vino, mediando un envío de varias muestras de estos espumosos, al objeto de mi cata y análisis personal.
Tras comentar mi cata del brut premier en una entrada de este blog que data del catorce de diciembre de 2014, hoy le toca el turno al brut vintage 2007, un champaña de añada que se elabora con una conjunción varietal de pinot noir, al setenta por ciento, y chardonnay, en el treinta porcentual restante.
Vinificación en madera sin maloláctica, acredita un promedio de cuatro años de maduración en cavas y un reposo de seis meses, después de proceder al degüelle.
Frutos de pinot noir de la Montaña de Reims, con maduración lenta en viñedos de exposición cardinal noreste, que aportan al champaña una sabrosa personalidad, una racha de frutosa frescura con una acidez nivelada y un golpe certero de fruta.
Es una añada que reproduce en boca mucha elegancia, con un magnífico equilibrio y una rica complejidad en cuanto a descriptores aromáticos y gustativos.
Copa parada que esgrime una cromática amarillo dorado brillante, buena sensación del carbónico que se exhibe con regularidad. Nariz que enseña recuerdos aromáticos de fruta blanca, evocaciones florales y una nota de fruta roja, esta no tan intensa como las anteriores. En una segunda aproximación apunto recuerdos lacticos, que me han evocado crema y caramelo, con algunos distintivos de frutos secos en la parte final, ampliados a bollería. Muy fino guiño tostado en el epílogo de la fragancia.
Boca gustosa, jugosa, muy equilibrada, acidez longitudinal aportando frescura en el avance, el punto del carbónico se integra bien en el conjunto, larga persistencia, y en el paladar una sugestiva seña de frutos rojos. Retronasal que habla de pera de agua, manzana roja, el mismo sello cremoso y de caramelo que el demostrado en la fase olfativa, evidencia final de un controlado punto de amargor y ese punto de bollería, que prolonga su expresión.
Un champaña que me ha gustado, que juega con su buen equilibrio de acidez y su claro carácter frutal y que roza la redondez. Tiene charm.
Lo califico en esta añada 2007 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario