sábado, 3 de enero de 2015

Bodegas Muga Cava Conde de Haro Brut Vintage 2011.



Quiero agradecer a los responsables de esta bodega del Barrio de la Estación de Haro, y en concreto a Ana, responsable entre otras cuestiones, de las redes sociales, su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envío de varias muestras de sus referencias espumantes. Primero quiero aplaudir la iniciativa de insertar en la etiqueta la añada correspondiente, siendo en esta ocasión el cava brut vintage 2011. Digo que es buena iniciativa porque en los espumosos no es una indicación que figure siempre y al menos, fecha de degüelle al margen; da una idea de cada perfil en función de la cosecha.
Este brut Conde de Haro de Muga presenta una proporción varietal del noventa por ciento de la casta blanca viura, dejando el diez por ciento restante para una menor cantidad de malvasía.
Son frutos que provienen de zonas altas con laderas de exposición norte, basando esta circunstancia en el hecho de proteger los viñedos de un exceso de calor que iría en contra de la sutileza de fragancia, indicada para los cavas. Incluso el proceso de vendimia se desarrolla con anterioridad al del resto de uvas destinadas a los vinos blancos de la bodega. Ya en esta, se lleva a cabo la selección en cinta y un suave prensado, obteniendo el mosto precursor que dará personalidad y espíritu al resultado definitivo.
Primer fermentado en depósitos de madera de mil litros, donde permanecen un periodo de entre seis y siete meses, para proceder después a la segunda fermentación, ya en botella. Conservación en rima del vino durante catorce meses adicionales antes de su salida definitiva al mercado.
En copa parada muestra un color amarillo pálido brillante, con reflejos acerados y verdosos, buen despliegue carbónico que dibuja un rosario regular de burbuja fina.
La nariz manifiesta un buen aporte de recuerdos frutales, cítricos suaves y longitudinales, con una nota que me recuerda a sensaciones lácticas de mousse, apareciendo en el perímetro de su fragancia algunos guiños de flor de azahar, balsámicos finos y una sutil nota de licorosidad, que si bien no apunta mucha amplitud si le otorga el carácter de un brut dotado de buena elegancia.
Boca que arranca con la fruta dejando su impronta, golosas notas en el amanecer, con la acidez bien perfilada, evidencia un punto de frescor que gracias a una huella de envolvencia y volumen alcanza el paladar con ímpetu pero con un afinado vinoso digno de mención.
Buena persistencia, muy bien integrado el carbónico, anuncia en la retronasal evocaciones de limón, algún guión menor de melocotón de viña, manzana y insinuante levadura, afirmando estampas de flores blancas y un retorno final que eleva la enseña balsámica, con hinojo y una sensación final de sapidez que prolonga sus descriptores.
Lo califico en esta añada 2011 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario