domingo, 4 de enero de 2015

Bodegas Dunviro Reserva 2007.




Con mi agradecimiento a los responsables de esta bodega localizada en el término municipal de Calahorra, comienzo esta entrada valorando en gran medida la labor que vienen desarrollando las cooperativas de la denominación de origen Rioja elaborando vinos en donde la calidad es un hecho indudable. Este Reserva de Dunviro, cooperativa vitivinícola calagurritana, en donde Carlos Rubio ejerce labores enológicas y de gerencia, está basado en una proporción varietal de tempranillo, al noventa por ciento, y graciano, en el diez por ciento restante. Acredita una maduración de veintiseis meses en madera nueva, de los cuales catorce corresponden a roble americano y doce a roble francés.
Afinado moderado en botella antes de salir al mercado.
El vino en copa parada exhibe un color apicotado intenso, con reflejos púrpura e incipientes grana.
Nariz de buen perfil aromático, con una clásica fragancia de los vinos reserva de Rioja, dejando recuerdos de fruta roja madura y especiados dulces, ambos bien equilibrados en un conjunto, que en segunda instancia deja evocaciones lácticas y balsámicas. Fondo final en donde algún suave giro torrefacto redondea el guión descriptor.
Boca jugosa en el arranque, hay buena sensación de acidez, con una traza bien desplegada, punto cremoso en el paladar, seña procedente de la madera; marcando una tanicidad golosa y pulida, y aportando una persistencia de franqueza varietal, en donde tempranillo y graciano conjugan el verbo equilibrio. La retronasal hace un relato gozoso de fruta, con vainilla y cremosidad en segundo plano, y un epílogo que aparece marcado por notas de regaliz negro.
Una añada, esta 2007, que hace gala de buena fruta y de una gentil balanza de esta con la madera en donde maduró el vino.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario