lunes, 19 de enero de 2015

Bodegas Baigorri Garnacha 2011.




Mi cordial agradecimiento a los responsables de esta bodega localizada en el municipio alavés de Samaniego por su desinteresada colaboración con mi espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias muestras, que Matthias Lange, responsable de relaciones internacionales de Baigorri, quiso hacerme llegar al objeto de mi cata y valoración personal.
Ya comenté el pasado dos de enero de 2015 mi crónica referente al Baigorri De Garage en edición de añadaa 2010, un vino lustroso y elegante, con la fruta por bandera, que califiqué entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Hoy le toca el turno a esta garnacha, relativa a la cosecha 2011, vino tinto afinado, perfilado y afirmado, que acredita una maduración de catorce meses en barricas de madera de roble francés y que se expresa con el desafío de una varietal identificable, pero sin lugar a dudas trabajada con mimo, buscando una seña de color plena, muy bella, y una traza de acidez y frescura que galopa con finura por boca y paladar, incitando a la salivación.
Esplendor varietal de Rioja, con un tono que en copa parada desvela notas cromáticas apicotadas y brillantes, con reflejos púrpureos, magnificando en nariz evocaciones de fruta roja madura, pétalos de flores rojas, algunos especiados dulces dinámicos, guiños de complejo tostado, estos en menor intención, y amplificando hacia el final con algún suave brote láctico.
Tras una vía nasal en donde la fruta manda, la entrada en boca es sensacional, plena en la virtud conceptual de elegancia y distinción, abre con personalidad, avanza con frescura y engalana el paladar con un punto intenso de fruta. Goloso y pulido en los taninos, esgrime una impronta de dulzor frutal muy sabrosa, muy franca persistencia.
La retronasal habla de cerezas y fresas de mata, con menores recursos especiados y un retorno tostado que casi sólo se intuye, ensanchando la carrera final de la cata con giros frutosos, lácticos y florales.
Me ha aparecido en la mente el recuerdo de un gratinado de frutos rojos con chantilly, postre proverbial que me ha aparecido reflejado en la expresión larga y prolongada de esta estupenda garnacha de Rioja.
Califico esta añada 2011 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario