lunes, 8 de diciembre de 2014

Viñedos Balmoral Maravides Mediterráneo 2012.




Reiterando mi agradecimiento a Santiago García, responsable de Viñedos Balmoral, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura vitivinícola, comienzo esta entrada dedicada al Maravides Mediterráneo, vino tinto en edición de añada 2012, que a través de una conjunción varietal de tempranillo y syrah, más seis meses de crianza en barricas de madera de roble americano, concede unos jugosos a la par que frutales instantes de cata y degustación.
En su proceso de vinificado se incluye, junto a la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, un periodo de maloláctica en barricas, logrando un buen ejemplo de expresión, con copa parada expresando una cromática apicotada de buena intensidad, reflejos violáceos. La nariz deja recuerdos de fruta negra y roja maduras, con algunos detalles de pétalos de flores rojas, balsámicos y especiados de menor intensidad. En una segunda aproximación olfativa, y tras agitar la copa, aparecen descriptores de matorral de monte bajo y un guiño muy fino de mineralidad.
La boca esgrime viveza desde el arranque, con un punto sabroso que alterna fruta negra y roja, buen despliegue de acidez y frescura, con media sensación de concentración, fluídez, evidencia plena de una tanicidad golosa y marcada aunque también pulida, con franca persistencia y aval demostrado de buena extracción frutal.
La retronasal envía memoria de arándanos y frambuesas, con algún giro de pétalos florales y lácticos, desembocando en balsámicos y tomillo, brezo y roca húmeda.
Es un vino dotado de buena complejidad aromática que abre una sorprendente caja en cuanto a sensaciones y descriptores, caminando durante la cata con un sello de fruta y de gran personalidad.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario